Las parroquias de la Marina Alta reciben refuerzos durante los meses de verano

Los municipios de Xàbia, El Verger y Teulada Moraira acogen a estudiantes de Roma para ayudar con las actividades eclesiásticas

K. CARRIÓDÉNIA.

En época estival es habitual que servicios como la Cruz Roja, los bomberos o de la Policía Local se refuercen en los municipios turísticos. Una medida que también ha decidido tomar la Iglesia, puesto que las parroquias de Xàbia, Teulada Moraira, El Verger y la Vall de Gallinera cuentan este verano con una plantilla ampliada.

Se trata de una iniciativa del arzobispado de Valencia, que decidió ofrecer ayuda extra a las parroquias de los municipios de la Comunitat en sus actividades religiosas. En definitiva la Iglesia busca llegar hasta el lugar de veraneo de los feligreses y que puedan continuar con su rutina religiosa también durante el periodo vacacional.

Xàbia es una de las localidades que se ha sumado a la iniciativa. Fernando Mañó, párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Loreto solicitó que le enviasen varios curas para poder dar a basto con el trajín del verano.

Los estudiantes de Roma apoyan a las parroquias tras finalizar su curso académico

Según el párroco «enviaron a un sacerdote que estudia en Roma y a otro más que está en la diócesis de Valencia». Además, reveló que se ha colocado un «lugar de culto cerca de la playa, en una urbanización de Calablanca». Los fieles disponen también de la ermita de San Sebastià.

Mañó comentó que gracias a la presencia de estos ayudantes «podemos realizar muchas más actividades durante estos meses». El cura explicó que celebran desde «semanas temáticas como la de moros y cristianos, donde los niños hacían sus propios trajes y preparaban un desfile, hasta una semana centrada en el deporte». Mañó añadió que, mientras para los niños se organizan los actos entre semana, para los adultos «se programan conferencias y otras actividades en fin de semana».

Otros dos municipios que se han beneficiado de las ayudas del arzobispado son El Verger y Els Poblets, que comparten párroco, Juan Herrera, quién está al frente de las parroquias de Nuestra Señora Rosario y del Divino Salvador.

En su caso han recibido el refuerzo de un cura local, José Cuadros que también estudia en Roma. Estos estudiantes acuden como refuerzo tras las vacaciones del fin de curso. La archidiócesis tiene en cuenta el origen de estos ayudantes para gestionar su destino.

Acogiéndose a la medida propuesta por la archidiócesis de Valencia, el párroco contactó para que el estudiante apoyase en las actividades y misas programadas para la temporada alta, que también aprovechan los eclesiásticos que están pasando sus días libres en la costa. Gracias a los refuerzos recibidos, el párroco de ambas localidades, Juan Herrera puede realizar todas las actividades programadas para este verano. Entre estas según comentaba Herrera, se realiza «una peregrinación para los jóvenes de la parroquia al municipio de Asís y a San Giovanni Rotondo, ambos en Italia».

Además, «ofrecemos un campamento de verano para los jóvenes gracias a que José Cuadros puede atender los oficios de la semana», añadió el párroco. Incluso han sido capaces de abrir una capilla de Regina Pacis cerca de la playa de Les Devesses. Por su parte, en Teulada Moraira, el sacerdote que ha llegado de apoyo viene de la diócesis de Mérida. La parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados acoge al sacerdote para cumplir con los fieles del pueblo.