Los paros truncan la vuelta a casa

Los viajeros sufren los retrasos con largas esperas en la Estación del Norte. / J. monzó
Los viajeros sufren los retrasos con largas esperas en la Estación del Norte. / J. monzó

Castellón fue la única provincia que no se vio afectada en un día en el que circularon servicios mínimos entre el 75% y el 50% de los trenes | Retrasos y cancelaciones en Renfe complican la jornada de regreso en la Comunitat

MAR GUADALAJARAVALENCIA.

Bajo la centenaria fachada de la Estación del Norte, estacionó un autobús, junto al que esperaban viajeros cargados con maletas. Julio y su mujer aguardaban al autocar. «Es la única forma que tenemos de volver a casa, llegamos del aeropuerto, cansados del viaje y aún tenemos que llegar a Segorbe», dice frunciendo el ceño para aclarar que «ya hemos tratado de poner una reclamación porque no hay derecho, convocar una huelga junto en la jornada de regreso».

El matrimonio valenciano, junto con centenares de viajeros, son los rostros protagonistas de la operación retorno; afectados por los paros ferroviarios convocados ayer 1 de septiembre, por el Sector Federal Ferroviario de la Confederación General del Trabajo (SFF-CGT) en la entidad Renfe. Fueron 16 los trenes de Larga Distancia cancelados en las dos jornadas, en la de ayer fueron 8 los trayectos cancelados. La huelga también afectó al servicios por carretera establecidos por motivo del corte de la línea Valencia-Zaragoza el pasado mes de junio. Mientras en el servicio de Cercanías, también hubieron líneas afectadas por cancelaciones y retrasos desde primera hora de la mañana.

«Hemos venido pronto porque ya lo temíamos, vamos en dirección a Alcoy y ya venía con retraso pero lo acaban de cancelar», explica Paula. «Lo más indignante es que nadie te explica cuándo podremos coger el tren, o sea que te ves obligado a pasar la mañana en la estación, algo muy agradable para la vuelta de vacaciones», dice con ironía. Y es que muchos usuarios ya vienen prevenidos. Cargando con bolsas de comida y refrescos, sentados en el suelo un grupo de amigos asume el «imprevisto» debido a los paros. «Un amigo se volvió antes, el viernes y ya nos dijo lo que había, él estuvo esperando unas tres horas, sabíamos que a nosotros nos tocaría hoy», comenta resignado Héctor.

«Cercanías en Valencia ya es deficitario aunque no haya huelgas convocadas», afirma un viajero afectado

La convocatoria, realizada por un sindicato minoritario en la compañía, estableció que los trabajadores realizaran paros durante cuatro horas en dos ocasiones durante los dos días:entre las 12.00 y las 16.00 horas y entre las 20.00 y las 24.00 horas. Pero el Ministerio de Fomento marcó unos servicios mínimos para los trenes de Larga Distancia del 75% en hora punta y del 50% en horas valle. Para los trayectos de Media Distancia se establecen unos servicios mínimos del 65%.

Es en el trayecto con Madrid donde se cancelaron algunos trenes. En concreto, entre Valencia y Madrid hubo seis trenes afectados, tres por sentido. En la línea de AVE entre Alicante y Madrid la huelga afectó a dos trenes, uno por sentido, en cada una de las jornadas de paros.

El objetivo del sindicato es reclamar un aumento de la plantilla. Piden que se aplique de forma acumulada la reducción de la jornada laboral semanal a 37,5 horas, de forma que se sume días libres a la plantilla en vez disminuir en 17 minutos su tiempo de trabajo de cada día. Los datos del seguimiento de la huelga son contradictorios. Mientras la compañía marca un bajo porcentaje que no llegaría al 1%, el sindicato aseguró que se cumplió el 70%.

Lo cierto es que la convocatoria de los paros complicó el regreso de los usuarios a la rutina en el último fin de semana del verano, en plena operación retorno. Una vuelta de las vacaciones que para algunos valencianos supone un gran contratiempo. Ramón y su familia lo sufrió ayer en la Estación del Norte cuando comprobó que habían cancelado el tren que le llevaba de vuelta a Buñol.

«Venimos en un vuelo largo, hemos hecho escala, todo el día perdido entre aeropuertos y ahora al pisar por fin Valencia, nos encontramos con la huelga», protesta Ramón. «Parece que en lugar de reivindicar sus derechos a la empresa se dediquen a fastidiar a los que no tenemos nada que ver, que somos los que pagamos este servicio, que ya resulta deficitario cuando no hay huelga, imagina cómo será hoy», añade.

Más