Padres, profesores y alumnos exigen al Gobierno cambios en la política de becas

A. TORICESMADRID.

La comunidad educativa, profesores, padres y alumnos, quiso mostrar ayer su hartazgo con la política de becas del Gobierno, que no es más que una continuación del modelo que el PP diseñó en 2012, en plena época de recortes. En un acto sin precedentes, la mayoría de los representantes de estos colectivos en el Consejo Escolar del Estado se negaron a tomar en consideración el informe que una ponencia de esta institución había realizado sobre el borrador de decreto de becas del Gobierno para el próximo curso, con lo cual el dictamen que el organismo debe aprobar se retrasará hasta la próxima semana.

Se trata de un acto simbólico, sin consecuencias reales. Aunque el dictamen que el Consejo Escolar posiblemente aprobará en los próximos días reclame cambios en el decreto y en el actual modelo de becas, este órgano solo tiene carácter consultivo. Pero como dejaron claro los representantes de STEs, CC.OO, UGT, CSIF y Ceapa, las organizaciones que tumbaron el informe, pretende ser un golpe en la mesa para probar a los ministerios implicados. Canae, representante de los alumnos, se abstuvo como medida de presión.