Yo, Rob

ROSA BELMONTE

Hace tiempo que soy Rob de Massachusett. El estado no me disgusta, peor sería Dakota. Algún mandado de Trump confundió mi correo, que empieza por erre, con el de un tal Rob. Y me mandan correos para pedir dinero. Y para invitarme con mi contribución a comidas con Trump. A mí, que no soy ese Rob, y a mucha gente, que sí apoquina. No me extraña que Trump esté haciendo caja con el 'impeachment', cuyo proceso anunció la semana pasada Nancy Pelosi. En una de las últimas cartas me dicen que en 2016 a americanos que trabajan de manera dura como yo nos llamaron 'deplorables' (deplorables, lamentables). «Ahora la izquierda está llamando a Rob de Massachussetts despicable [despreciable]». Hombre. Se lo trabajan. No sólo piden dinero sino que editorializan con las afrentas a Trump («nunca ha habido un presidente más transparente») o a mí, Rob. En España han llegado a un acuerdo para no gastar publicidad exterior en las elecciones. Un atraso.