La virtud de Lina Morgan

ROSA BELMONTE

Según algunas encuestas, Pedro Sánchez podría formar Gobierno con Podemos, PNV y Compromís. También con Ciudadanos. Pero Albert Rivera, como Lina Morgan protegiendo su virtud, se ha empeñado en el «no lo cato, no lo cato y no lo cato». Es verdad que el puedo prometer y prometo en política puede acabar siempre en un respetable donde dije digo, etc. Y mucho más ahora con la teoría de la bilocación de Carmen Calvo. Es decir, no sería lo mismo lo que dice un candidato en precampaña que lo que dice alguien con un pie en el Gobierno. Cierto que en su grito de «¡Vamos!» (anda que el cartel del pájaro de fuego) ha incluido a Pablo Casado: «Que hay que sumar, que hay que echar a Sánchez». Pero tengo muchas ganas de ver a Rivera haciendo de María Goretti con Pedro. Venga, no pasará nada si después de tanto tirar de Suárez o de citar mal a Churchill acaba abrazando al conde de Romanones: «Cuando digo nunca jamás me refiero al momento presente».