Veo, veo...

Compromís agita pero no administra; la crisis de la EMT es grave y este Ayuntamiento, en plena campaña electoral, es material radiactivo

Veo, veo...
F. p. Puche
F. P. PUCHE

Qué ves? Veo complicaciones. La bolita de cristal es adversa para el concejal favorito, Giuseppe Grezzi. A Compromís se le congeló la sonrisa tras el cierre del Palau de la Música, de cuya reforma apenas se sabe nada, y ahora le crecen los enanos con el pufo de la EMT, del que todavía sabemos menos.

Veo, veo... Y el espejo de Alicia muestra lo que cualquiera con sentido común vería: si esto le pasa al concejal Alfonso Novo en los tiempos de Rita Barberá, si esto le pasa a Jorge Bellver, Paco Camps o al mismísimo Pepe Cabrera que puso en marcha la EMT para Pérez Casado, faltarían camisetas en los bazares para vestir a los que darían la murga en la plaza del Correo Viejo. Desde la plaza del Pilar lloverían órdenes sobre cientos de manifestantes: «Apreteu, apreteu...». El Ayuntamiento se le quedaría pequeño a Compromís, no te digo más, para fundar comisiones de investigación. Y la riada del escándalo, tras pasar justamente por la calle de Caballeros, llegaría en pocas horas hasta las Cortes Valencianas, donde se depurarían todas las responsabilidades políticas, empezando por las del general Weyler en la guerra de Cuba.

Veo, veo... Todos lo sabemos: el futuro de Grezzi es muy oscuro. Cuatro millones de euros -el 4% del presupuesto de la empresa- han huido al Hong-Kong que pide libertad al amo comunista. Y dejando aparte que no va a ser fácil recuperarlos, la ciudad tiene un pastel todavía peor que el del Palau, con gravísimas repercusiones en el campo económico, informático, organizativo y sobre todo político. La capacidad de gestión de Compromis está en entredicho -agita al pueblo pero no sabe gobernar ni administrar- y ya hace días que la vicealcaldesa Gómez tenía que haber resuelto su pertinaz afonía. Si ver un ayuntamiento estafado es grave, el Ayuntamiento de la tercera ciudad de España que ven los electores, en plena campaña electoral, es material radiactivo.

Veo, veo... Pero por mucho que miro La Sexta no coincido con las investigaciones sobre la EMT valenciana. ¿Ha salido ya la señora Oltra, el señor Baldovi quizá, a explicar algo? ¿Hay cita prevista con el concejal y su alcalde? Lo primero que no veo es la trasparencia. Porque una comisión de investigación en el seno de la EMT no es lo mismo que una comisión de investigación en el Ayuntamiento. La primera sería a puerta cerrada, pero la segunda no podría serlo.

Veo, veo... Mientras tanto, observo que Fernando Giner pone interesantes papeles, y muy buena voluntad -magnífica su idea de intervenir la EMT-, pero no encarna, no hace daño, no muerde como María José Catalá, que está teniendo un inicio de temporada insuperable. No da bocado sin presa, sabe de lo que habla, derriba leyendas con toda educación y se está convirtiendo en líder regional de su partido sin pestañear. Y eso que tiene en casa un «amigo» como Esteban González Pons, capaz de arruinar el Micalet solo de mirarlo.