El Valencia y los empresarios

PEDRO CAMPOS

El centenario del Valencia ha sido todo un éxito. Los seguidores blanquinegros han vuelto a toparse con las figuras que les hicieron vibrar en muchísimos partidos. Ver al Piojo otra vez nos lleva a la memoria aquellas correrías maravillosas que nos dieron títulos. Portaba la bandera fundacional con el mismo estilo que en sus encuentros como valencianista. Pero el más aclamado, sin duda, fue Mario Alberto Kempes. El Matador. Uno de los mejores delanteros de toda la historia. Y no jugó en el Real Madrid o el Barcelona, lo hizo en el Valencia, donde él quiso estar. Pero esta efeméride también nos ha dejado un poso amargo. El dueño ni apareció. Ni estaba ni se lo esperaba. La semana anterior ocupó su palco para un partido y después se marchó rápido a ver a Cristiano Ronaldo. La sensación es que le da todo igual. Y esta situación nos debe hacer reflexionar a todos. Es el gran fracaso del empresariado valenciano. El Real Madrid lo dirige Florentino Pérez, dueño de la potente ACS, y lo pretende Vicente Boluda, propietario de una gran naviera. El Valencia no lo ha querido nadie. Nadie se atrevido a dar el paso y hacer que este club sea de Valencia y para Valencia. En estas situaciones siempre la mirada nos lleva a Juan Roig, dueño de Mercadona, pero este ha preferido otros deportes minoritarios donde deja muchísimos millones para la formación y para que un club como el Valencia Basket gane títulos. Pero ver al Villarreal presidido por Fernando Roig y que ningún empresario de éxito haya querido presidir el Valencia es una de las deficiencias de esta sociedad. Por lo que al final las quejas nos las tenemos que tragar. Nosotros hemos sido los que hemos facilitado que un magnate de Singapur sea el dueño de la sociedad civil más importante de la Comunitat. Ahora, a apechugar.