El único niño

ROSA BELMONTE

Un asturiano de 13 años se ha hecho medio famoso al decir en la tele que le gusta ser el único niño de su pueblo porque nadie le toca los cojones. No sé dónde está lo extraordinario. No entiendo que no sea el deseo de cualquier ser humano. Como Montaigne en su castillo o Greta Garbo en su apartamento de Nueva York (tampoco es que no saliera y viajara). Ni existe el liberalismo ni los liberales, pero no me cabe en la cabeza que alguien no quiera que se defienda su libertad o que el Estado no intervenga más allá de lo necesario. Que no nos toquen los cojones. Quizá por eso, más allá del talento de Santiago Lorenzo, esté teniendo tanto éxito 'Los asquerosos' (Blackie Books). El protagonista vive en una aldea abandonada. Apartado. Ahora se libraría de la campaña electoral (y de la eterna precampaña). Dice el actor Javier Gutiérrez que más allá de entretener, el cine tiene que concienciar. Sí, hombre, también el cine va a tocárnoslos.