Un trastorno

ROSA BELMONTE

Un amigo médico recibió el aviso de una urgencia. «A mi marido le ha dado un trastorno», dijo la mujer por toda explicación. Cuando el médico llegó a la casa de la huerta, el hombre estaba ahorcado. Hoy operan al rey Juan Carlos. Una intervención quirúrgica cardiaca para corregir una dolencia que le fue detectada en junio. Eso es todo lo que se nos ha dicho. Podía haberlo comunicado Mayra Gómez Kemp. Hasta aquí puedo leer. El rey Juan Carlos tiene un trastorno y con eso vais listos, españolitos. En los partos de Isabel la Católica, por poner un ejemplo del pasado, de monarquía del pasado, había numerosos testigos para dar fe de que quien paría era la reina y no otra. Señores como Fernando de Abrego, Alfonso Melgarejo o Juan de Pineda. Eso es hoy inconcebible. Pero también es inconcebible que no se den más detalles de la intervención del rey Juan Carlos (da igual si ya no es el jefe de Estado). La transparencia tiene un trastorno.