TRABAJAR

TRABAJAR
MAMEN PERIS

Según el último barómetro del CIS, el segundo problema que existe actualmente en España son los políticos. ¡Hagámonoslo ver! Y no me extraña, no es para menos. Cuando À Punt no deja de generar deuda con el dinero de todos los valencianos. Cuando todavía no se ha aclarado lo que pasa con los pagos a la productora del hermano del presidente Puig y estas semanas leemos en los medios de comunicación que tampoco da explicaciones sobre la condonación de deuda al grupo Zeta, del que el presidente es accionista. O por qué se han dado 3,3 millones de euros en publicidad institucional a ese grupo. Lamentablemente piensas: «Y estos movimientos, ¿a quién benefician?». Comparezca, presidente, y aclárelo. Porque ni moral, ni muy ético, parece que sea esto.

Me preocupa mucho cómo se está deteriorando la visión del político. ¿Dónde quedó aquello del servidor público? Hemos de dignificar la política. Y es fácil: trabajar, la fórmula que no falla. Así de sencillo.

Pero el gobierno del Botànic II, en vez de trabajar, está más preocupado en continuar repartiéndose, no ya los tronos y sillones, que también, sino en justificar el uso del coche oficial, porque ahora ya no es «un privilegio de la casta».

Sin embargo, no todos somos iguales. Desde Cs en Les Corts Valencianes hemos presentado ya más de 116 iniciativas parlamentarias desde el mes de junio, casi cuatro iniciativas por día. Propuestas centradas en los problemas que importan a los ciudadanos: combatir el mosquito tigre, planes de prevención de incendios, depuradoras, el transporte en los pequeños municipios, playas, la despoblación, medidas de apoyo a las familias, fondos europeos para la agricultura, gestión de la sanidad, educación...

Puede que el tripartito impida que haya sesiones parlamentarias pero no desistiremos en nuestro derecho de control y fiscalización a la gestión del Consell. En eso, seguiremos trabajando.

Aunque, a veces, lo único que perciban los ciudadanos, y con razón, sea el enchufismo y el despilfarro de algunos, todavía hay políticos que apostamos por la austeridad, la transparencia, el mérito y la capacidad.