TODO O CASI NADA

KIKE MATEU

Muchos de ustedes pensaran -con muy buen criterio- que el titular de mi columna de hoy se refiere al Valencia-Sevilla. Y no les falta razón. Pero no es la única causa. Sin duda el partido del sábado es decisivo para la suerte de la temporada. Porque, es más que evidente, perder ante el Sevilla es decir prácticamente adiós al conjunto hispalense en la Liga aunque la matemática diga lo contrario. Y, si atendemos a la lógica, ésa es la plaza de Champions que queda libre cada año. Además, si se pierde quizá ni los números hagan falta. Porque tan importante es la realidad como la mentalidad. Y, si este equipo construido para ganar se ve fuera de la Champions en diciembre, quien sabe si se dejaran ir hasta mayo. Ganar, en cambio, devuelve al Valencia al mundo que Marcelino persigue: el de estar vivo. Ya escribí que terminar la primera vuelta a seis puntos del Sevilla es estar en la pelea y eso sería muy factible ganando y viendo el calendario hasta el cierre de la primera vuelta. Siempre hay vida en esta liga loca. Y luego está el empate, que suena a derrota. Así que tampoco vale aunque no te mate. Te hiere de gravedad e ingresas en la UVI a la espera de evolución. Pero el todo o casi nada abarca esta semana más cosas. El viernes tenemos junta. Como a mí no me dejan entrar, les propongo que exijan explicaciones a por qué no hay una partida presupuestaria para el centenario y, en ausencia de la misma, cuál es la cantidad real destinada al asunto más allá de lo evidente: casi nada. Dentro del tema, les propongo también que pregunten cuál va a ser el partido del centenario del primer equipo (repito, primer equipo) como jugó el Real Madrid en el famoso 'Día Mundial del fútbol' ante una selección de estrellas FIFA (no de estrellas retiradas) o el Sevilla, que jugó su partido del centenario ante la pentacampeona del mundo Brasil: Kaká, Ronaldinho y compañía. Un rival al nivel de un centenario. Que menos para el Valencia, digo yo, que un rival de similar enjundia. Y que no les contesten con el 'partido de leyendas' organizado por la Asociación de Futbolistas. Que eso es otra cosa. Repito: primer equipo. El de Marcelino, vamos. Lo tienen claro ¿verdad? Pregunten por mí, que de momento nada de nada. Y, ya que van, indaguen sobre el plan de negocio para el club a medio-largo plazo que no sea entrar en Champions y vender jugadores o parcelas. Porque, claro, ese súper plan no viene de Singapur. Ese ya nos lo sabemos todos de cuando un señor llamado Llorente presidía el club y se le zurraba a mansalva. Con el agravante de que ahora se presentan presupuestos deficitarios como si no hubiera mañana al más puro estilo Juan Soler. ¿Y del estadio que él empezó? De eso mejor ni pregunten, no sea que les digan nada o casi nada otra vez... o para siempre.

 

Fotos

Vídeos