SPOILER: SE FUMA

LUIS ANARTE

Lo confieso. Me da miedo ver la tercera temporada de 'Stranger Things'. No se trata del pánico ante los monstruos de la serie sino a revivir un mono de nicotina más intenso que la vida de los protagonistas de este drama fantástico. Porque resulta que en las series de Netflix se fuma; los cigarrillos se encienden con la misma fruición con la que yo pulso el botón de siguiente capítulo. Y 'Stranger Things' es la más nicotínica de todas, según una organización antitabaco estadounidense. La plataforma televisiva ya ha anunciado que habrá menos humo en sus producciones; siempre que no sea esencial para el artista o el personaje. ¿Solo lo enciendo si lo exige el guion?

En la película 'Gracias por fumar', un ejecutivo de una tabacalera y un representante de cine negocian introducir en el guión un personaje -aventurero, pura testosterona- que consuma dos paquetes al día como forma de propaganda subliminal. Como exfumador casi empedernido, reconozco que mi primera calada fue una decisión tomada consciente y estúpidamente. Pero en mi cabeza todavía resuena la advertencia ambigua de Woody Allen en su película 'Manhattan': «Sé que no fumo. No inhalo el humo porque provoca cáncer, pero estoy tan increíblemente atractivo con un cigarrillo que no puedo no sujetar uno».

La nicotina audiovisual no tiene toda la culpa de que fuera a los estancos. Pero que los protagonistas fumaran como rasgos de masculinidad o feminidad mal entendidas (duros ellos; sexys ellas) sí contribuyó a una falsa justificación. Quienes han sido cegados por esta idea del atractivo del cigarrillo deberían leer las palabras del ya fallecido escritor Terenci Moix sobre su adicción letal al tabaco. «¿Cómo hacer el amor sin aspirar, después, una calada, como hacían las heroínas de la nouvelle vague? Pero no se me presentó la oportunidad, porque gracias al tabaquismo entré directamente en la impotencia sexual, con el consiguiente deterioro de mis relaciones de pareja». Quizás las series necesiten una advertencia de diga: 'El tabaco es tan cool como una colilla aplastada'.