SEGUIMOS EN 'STAND BY'

- Burguera
- BURGUERAValencia

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, utilizó el viernes dos veces el término 'Stand by' para explicar sendas situaciones por las que atraviesa el Gobierno valenciano. En un caso, se refirió a las relaciones y negociaciones con el Ejecutivo que preside (todavía) Pedro Sánchez. En el otro, tenía que ver con un decreto sobre las ITV. Ojo con el 'stand by', que es muy engañoso. Parece que es algo transitorio, pero oiga, es que todo es transitorio, así que uno puede permanecer «conectado pero en reposo a la espera de recibir órdenes» (así se define el anglicismo) durante tanto tiempo que, al recibir la instrucción, no se sabe qué hacer. O lo que es peor, ya no se tengan ni fuerzas ni ganas de hacer nada.

En situación de 'stand by' ha permanecido Les Corts durante meses y así se mantendrá hasta finales de marzo, cuando finalice el periodo de sesiones y se inicie el trasiego electoral. Algunos partidos, y más concretamente algunos diputados, se han mantenido conectados pero en reposo desde el inicio de la legislatura. Por citar dos ejemplos, los diputados no adscritos, Miquel Domínguez y Covadonga Peremarch, que han transitado por la Cámara tranquilamente sin que nadie les moleste ni se dirija a ellos más que para pagarles la nómina. Pero no son los únicos, pues hay grupos parlamentarios enteros que da la sensación de que han permanecido a la espera, no se sabe de qué, desde que Noé aparcó el arca y aguardó a un nuevo diluvio. Igualmente, los partidos aparcaron a algunas de sus señorías en filas traseras y despachos con tono oscuro de callejón (tango, dixit) donde se ignora si querían que trabajasen o se callasen.

En ese mismo 'stand by' puede volver a quedarse el Estatut. Hay bromas en este sentido, porque se especula con la posibilidad de que nombrar tres veces seguidas el Estatut delante de un espejo garantice que vuelva a quedarse empantanado en el Congreso, que lleva allí casi tanto tiempo como Ciprià Císcar. Bueno, tanto no, porque cuando el dinosaurio abrió los ojos, el socialista valenciano ya estaba sentando en la Cámara Baja. Ciprià también parece en 'stand by' hasta que su partido lo necesita. Un Señor Lobo. Mientras, a esperar sentado en su escaño hasta marzo. Ese es el mes tope para que se apruebe una tramitación de urgencia en Les Corts, la de la ley para delimitar las competencias de las diputaciones, que se tomó en consideración el pasado miércoles sin entusiasmo alguno, condenada a ser enmendada hasta el día siguiente del Juicio Final. De hecho, y mira que los diputados trabajan, que te lo explican muchas veces, hay tantos temas en 'stand by' que corremos el riesgo de que nos hayamos olvidado dónde está el botón del mando a distancia que activa la multitud de asuntos que duermen el sueño de los justos.