ROMÁN VUELVE A LA VIDA

AL COMPÁS PEDRO TOLEDANO

Si para un torero enfrentarse al toro, dominarlo y crear arte, es vida, para el diestro valenciano Román volver a vestirse de luces después del grave percance sufrido el 9 de junio en Las Ventas, es volver a vivir. Será esta tarde cuando el joven y simpático espada vuelva a sentir todas esas sensaciones y emociones que suelen meterse en el alma cuando se emprende un nuevo reto. Y hoy el reto del torero de Benimaclet será poner punto y seguido a esa magnífica trayectoria que traía ya desde que superó, con torería de la cara y mucha templanza, el examen a que fue sometido tanto por los toros de Adolfo Martín, como por el astado que le hirió de Baltasar Ibán.

Además, Román ha querido, así lo manifestó en el Aula de LAS PROVINCIAS, que la reaparición fuera en su plaza, ante la afición a la que siempre le ha dado lo mejor de sí y que ésta, en justa correspondencia, le ha tratado con respeto y mucho cariño. Y rizando más el rizo de la responsabilidad, ha asumido que sea lidiando tres toros de una muy seria corrida de Montalvo en la modalidad de mano a mano. Fórmula ésta que, de normal, se suele dar cuando hay que dirimir rivalidades. No es el caso, pero sí tiene su lógica y hasta su leyenda.

De una parte, con tres toros hay mayor compromiso, pero también se incrementan las posibilidades de triunfar; y por otro lado, Emilio de Justo será quien le acompañe en el paseíllo. Que además de ser un torero en alza, hará su presentación como diestro de alternativa, al no haber podido cumplir el compromiso que tenía en Fallas al resultar herido días antes. Luego, el destino quiso que De Justo no pudiera acudir a Las Ventas la tarde de los ibanes, y le sustituyó Román, que resultó gravemente herido.

Toda esta casuística hace que la tarde esté repleta de estímulos y alicientes, y también de bastante carga emocional para que ambos diestros se ofrezcan sin reservas ante una afición que espera disfrutar de una buena tarde de toros.