LOS RITOS Y CEREMONIAS

MANUEL ANDRÉS FERREIRA

A partir de mañana, viernes de Dolores, nuestra Semana Santa comienza y toma protagonismo, aunque estrictamente, si queremos ser fieles con la historia, la Semana de Pasión arranca el domingo de Palmas y finaliza el sábado Santo. Nuestra Semana Santa Marinera cumple con los ritos y ceremonias propios marcados en los que el creyente participa activamente en relación con los miembros de la comunidad para rememorar los sagrados misterios de la fe.

El viernes de Dolores está pensado para consolar a la Virgen. Ese consuelo a la Virgen lo protagonizará mañana noche a partir de las 23 horas, la procesión de los Siete Dolores de la Virgen que organiza la Hermandad de María Santísima de las Angustias, adscrita a la parroquia de San Rafael-Cristo Redentor.

Por otro lado, es el día reservado a los Granaderos, que sacan en procesión sus imágenes bajo distintas advocaciones, así si mañana nos acercamos al marítimo contemplaremos los desfiles de la Corporació de Granaders de la Verge, de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles; la Cofradía de Granaderos de la Virgen de la Soledad, de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario y la Cofradía de Granaderos de la Virgen de los Dolores, de la iglesia de Santa María del Mar, parroquia ésta última en la que a las 23.30 horas tendrá lugar la procesión de las Plegarias con la imagen del Santísimo Cristo de la Palma. Los horarios procesionales varían, pues con anterioridad hay celebraciones eucarísticas en las tres parroquias.

Además cabe destacar que la semana de Pasión lleva consigo también una gastronomía privilegiada. Una recomendación para los que acudan a estas celebraciones, no dejen de saborear en cualquier restaurante albóndigas de bacalao, de bacalao con tomate, potaje de garbanzos con espinacas o acelgas con huevo duro y, sobre todo, los platos propios de la zona, como son la titaina y el suquet de peix, así como el escabeche de sardinas, las anchoas, los boquerones y las habas picantes. Son auténticos pecados veniales.