¿REPETIMOS?

MAMEN PERIS

Esta semana todos los medios de comunicación han centrado sus noticias en un tema: la investidura del presidente del Gobierno. No es para menos. Queríamos saber qué plan tenía el Sr. Sánchez para nuestro país, para nuestra economía, para nuestra calidad de vida. Sin embargo, más de lo mismo, un discurso hueco, difuso, de meras pinceladas, y que en realidad no agradó a nadie. Solo consiguió convencer, además de a los suyos, a un solo diputado, el representante de Cantabria.

Pero como valenciana aún fue más decepcionante, ni una sola referencia a nuestra Comunidad , y ello, pese a un Ximo Puig que lo tuvo presente en el hemiciclo, como buen 'palmero'. El gran compromiso en campaña del PSPV-PSOE de afrontar la financiación de esta comunidad, se desvanecía. Quedó patente que ni está ni se le espera en la agenda política del Sr. Sánchez.

Cuando estaba viendo el intento de investidura fallido, me recordaba exactamente a la configuración del Botanic II, se han peleado por sillones y no por políticas, es lo que suele pasar cuando el PSOE se junta con nacionalistas y populistas. Aquí, en la Comunidad Valenciana, tuvimos esa misma puesta en escena: las negociaciones rotas, pero al final, como los plazos van corriendo y aprietan, 'in extremis' llegaron a un acuerdo.

Estoy convencida que eso es lo que ocurrirá en el Gobierno de España. Como recordaba Albert Rivera, al plan Sánchez y a la banda «solo les separan el ego que no les cabe en los sillones». Pero tienen una misma política.

Mientras este mes de agosto Sánchez se subirá al falcon, descansará en Doñana y les pagaremos las vacaciones, ya verán como vendrán más relajados.

En septiembre habrá pacto. Mientras, tenemos un Gobierno que hace a su antojo, sin ser controlado, desgastando a su futuro socio ávido de poder.

En Ciudadanos lo dejamos claro antes del 28 de abril, antes de que los españoles emitieran su voto, el Dr. Sánchez no era un buen presidente. España merece mucho más. Queremos dar un sí a la convivencia, a la libertad, a la igualdad, un sí a la Constitución.