Reíos de Maluma

ROSA BELMONTE

A mí no me humilla que a unos persas con pinta de cura no les pueda estrechar la mano y sólo se me deje mirarlos de lejos. Ojalá con todos los hombres desconocidos (y algunos conocidos). Pero estaría bueno que el Congreso no acabara retirando el saludo protocolario a los representantes de Irán por esas basuras dizque religiosas. Pablo Iglesias habla de humillación con las propuestas de Pedro Sánchez. Y suelta que él se puede humillar, pero no sus votantes. Sí, hombre. La humillación es muy subjetiva. Dice la niña Greta que no cojamos aviones, que contaminan. Muy bien porque pocas humillaciones hay más aceptadas que las de tomar un avión comercial. En un aeropuerto, una peluquería o un paritorio pierdes tus derechos civiles. Mejor un tren. O pedir hora a Pierre Casiraghi. Está la gente riéndose de Maluma porque ha publicado un vídeo en Instagram llorando al comprarse su primer avión privado. Yo también lloraría. Una humillación menos.