RECTIFICAR ES DE SABIOS

PEDRO TOLEDANO

El aforismo lo traemos a colación para ofrecérselo a Simón Casas. Tiene la intención clara y directa de pedirle una rectificación a la hora de plantear la próxima Feria de Julio. Y lo hacemos precisamente al final de un abono que ha resultado magnífico. En el que ha habido muchos toros muy bien presentados, que en su conjunto han dado un gran juego, y que los toreros, también en una muy buena medida, han sabido dar réplica a todo ese caudal de bravura que ha regado la arena del coliseo valenciano.

Siendo así dónde está el argumento para exigirle al productor francés que rectifique. Sencillamente, en que hay sobrados datos para saber que puede hacerlo mejor. Simón Casas, como innovador, fue recibido en el mundo del toro con muchas reservas. Al final, aunque para lograrlo haya tenido que renunciar a algunos de sus postulados, ha salido vencedor, hasta el punto de haber logrado arrebatar al establishment la catedral de Las Ventas. Y una vez que lo ha conseguido ha sabido aportar, con una buena dosis de imaginación, y también de osadía, formatos que han servido para darle aire nuevo a un escalafón que estaba pidiendo a gritos que lo sacaran de la UVI.

Estando SC en posesión de todo ese bagaje, se entiende que pedirle un poquito de esfuerzo para recuperar la Feria de Julio, no ya al umbral del pasado, pero sí para que las tardes que abra el coso de la calle de Xàtiva, éste presente unos tendidos repletos. Si para ello tiene que aplicar la formula de Nimes, por citar otro caso de éxito propio, debería, al menos, intentarlo. Escudarse en el corsé del pliego con los toreros valencianos, no es propio de alguien que es, sobre todo, un apasionado creativo. Esa respuesta la podría exhibir un rutinas, alguien que pone la bolsa por delante de consolidar objetivos. Creemos que ese no es su caso.

Para cerrar esta columna, le proponemos no una exigencia, pero sí un ruego: Ponga algo de su conocida pasión en potenciar a los toreros de casa que tengan aptitudes, seguro que le devolverán buenos réditos. Rectificar es de sabios.