RÉCORD DE SOCIOS

JOSÉ MARTÍ

Nadie está libre de decir estupideces. Lo malo es decirlas con énfasis», escribió el autor francés De Montaigne. Una de muchas es sostener que los del Levante son del Madrid o del Barça. Tal falacia circula por ciertos mentideros, suponemos que para tratar de desacreditar la legitimidad del aficionado granota. Cierto es que hay mucho seguidor de nuevo cuño en las gradas del Ciutat de Valencia. En apenas diez años se ha triplicado el número de abonados, de 7.000 a 22.000, alcanzando el récord de socios en su centenaria historia. Muchos de estos nuevos agregados son chavales que han adquirido su querencia futbolística en Orriols resistiendo contra corriente la presión mediática y social. Otros son aficionados al fútbol que acudieron a la llamada de Primera a buen precio y, con el tiempo, se han transformado en incondicionales. Incluso hay conversos que ahora abrazan con pasión la fe granota abandonando viejos amoríos insustanciales. Todos estos, incorporados en la década dorada, sienten los colores con la misma pasión que los veteranos de Vallejo y viven el sentimiento levantinista con un entusiasmo ejemplarizante. El cromosoma granota es hereditario pero también puede lograrse con el tiempo. Como el dinero. Pero en ningún caso es limitado o excluyente. Por eso no entendemos a los reduccionistas que pretenden repartir carnets, menospreciando a los recién llegados. Esos son los peores, los que creen que el hámster es suyo y les molesta que vengan otros niños a jugar con su mascota. En el fondo, se trata del manido relato de la identidad y el sentimiento de pertenencia a un grupo atomizado, conceptos de moda en la sociología contemporánea. ¿Quién es el Levante y de quién? ¿Acaso de los esforzados granotas que viajan a lo largo y ancho del país siguiendo al equipo? ¿les pertenece el club a ellos? ¿son más del Levante el centenar desplazado el domingo a Cornellà que el resto? ¿lo es quién más anima en la grada? Y el viejo aficionado que no se desplaza en toda la temporada pero que disfrutó de Vallejo... ¿no le pertenece también a él? ¿no pertenece él al club? Por descontado. El Levante somos todos, viejos y nuevos, pasado y futuro. Entonces, ¿quién puñetas es el Barcelona, el Madrid o cualquier otro de fuera? Nadie para nosotros. El 'Levante UD' es un concepto genérico que solo se hace vida encarnado en sus aficionados, gestores y jugadores. En cada momento. En cada temporada. Cuantos más seguidores, más grandes seremos. Una gran familia acogedora donde todos forman parte de la estirpe granota y -como a los hijos- deberíamos atender y cuidar prestando especial atención a los más pequeños, a los recién llegados. No seamos bobos, dejad que los aficionados se acerquen a nosotros. Y, cuando vengan, abrazadles fuerte. Para que no se escapen. O no.

Fotos

Vídeos