EL RÉCORD

CARLOS PAJUELO

En estos días en el que media España se declara en fiestas patronales o de otro tipo, algunas gentes se dedican a romper récords y a estar presentes en ese libro Guinness que relata las más extrañas circunstancias por las que una persona o varias realizan todo tipo de experiencias para ser los primeros.

¿Por qué harán esto? ¿Quieren destacar en algo que luego será comentado durante años?

De la querida Galicia, un grupo ha repetido su récord de preparar más pulpo a la brasa que nadie y así no perder el galardón; en otro lugar del mundo un sujeto se lanza desde más de 28 metros a una balsita de 30 cm de profundidad, otro se mete en un recipiente que contiene hielo y dura más horas que nadie dentro. Y no se constipa el tío.

Antes en Valencia se podían ver récords como cuántos individuos cabían en una de las antiguas cabinas telefónicas o cuántos podían ir en una vespa. Eran inocentes esas pruebas, y es que el personal exigía poco.

En materia de récords locales, creo que sobrepasamos a algunos nacionales y extranjeros. Nosotros, los valencianos, no estamos excesivamente retrasados. Por ejemplo, algunos récords que me vienen a la memoria. Número de playas cerradas este año por detección de restos de aguas fecales hasta hoy, aunque he leído que la cosa sigue. Podría suceder que ahora se estén controlando más o que la inspección de los vertidos haya caído en picado y alguien diera la voz de alarma y de repente una multitud de inspectores no para de investigar.

Por cierto, me pregunto si yo me he estado bañando rodeado de detritus invisibles al ojo humano y por eso ahora me encuentro más flojito que antes; pero si es cierto que «lo que no mata engorda», mi sobrepeso es producto de la dejadez sanitaria de los responsables de la cosa salutífera. Una duda que ni Hamlet despeja.

Otro asunto de récord es el de los asesores en general. Hay una especie de concurso a ver quién tiene más en los diversos escalones de la política de la Comunidad y eso si que debería ser objeto de presentarse al Guinness. Ganamos seguro. Hay más récords. Piensen