Ser Rafa Nadal

ROSA BELMONTE

No sé si Ana Julia Quezada es la mujer más odiada de España. Tengo menos dudas sobre que Rafa Nadal sea el hombre más querido de España. Y no porque gane. Por ser Rafa Nadal. La increíble final del Open USA fue tan larga que me entretenía con ese vestuario negro y lila de Nadal como de penitente del Cristo del Refugio. Y con la cara impávida de Medvedev, tipo que parece un siniestro personaje de Dostoyevski. Y quien más partidos había ganado en 2019. Me da igual que Nadal atrape o no a Roger Federer. Y si podrá ser en Melbourne. Pero más allá del juego, fue impresionante verlo llorar con el vídeo de sus Slams (hay que agradecer a Eurosport que al acabar el partido se fuera a la vuelta ciclista a Gran Bretaña). Rafa Nadal ha ganado este año 11 millones de euros en premios. Poco me parece para la felicidad que proporciona. El fútbol funciona como una segunda vida para muchos. Rafa Nadal, él solo, también es una segunda vida para muchos.