QUE ESTAMOS AQUÍ

FERRIOL MOYA
FERRIOL MOYAValencia

Ni Usain Bolt habría logrado batir a algunos de los cargos de Compromís que se han apresurado a anunciar que optarán a las primarias autonómicas de la coalición. Ni que se les escapara un tren. La formación que lidera Mónica Oltra acaba de aprobar el reglamento y ya tiene una importante ristra de aspirantes a formar parte de las próximas listas electorales. Menos mal que veníamos a rescatar personas, porque da la sensación de que, a cuatro meses de las elecciones, la única prioridad es ya hacerse sitio, como sea, en las candidaturas para el 26 de mayo. Tanta prisa, tanto codazo por tener la posibilidad de ocupar un escaño, tiene mucho de autoreivindicación, de 'que estoy aquí' enviado a la líder de la coalición, pensando quizá en ocupar un cargo en el futuro Consell si los resultados permiten reeditar el Acuerdo del Botánico. Enric Morera, el presidente de Les Corts, ha sido el más sincero de todos al reconocerlo públicamente. Pero la sensación que da es que otros muchos están pensando en lo mismo. Se me ocurren, por ejemplo, los diputados provinciales de la coalición que, o han anunciado ya que también se presentarán a las primarias autonómicas, o tienen la intención de hacerlo en breve. La legislatura de la coalición en la corporación provincial no da como para sacar pecho, ni como para pensar, probablemente, que los diputados provinciales de Compromís obtendrán más respaldo en unas primarias que los actuales parlamentarios nacionalistas en Les Corts. Entre el diputado doblemente imputado por, presuntamente, fraccionar contratos y adjudicar la edición de unos catálogos meses después de imprimirse, y el que utilizaba el parque móvil de la Diputación como si fuera su taller particular -por no hablar de su tendencia a viajar como acompañante de los bomberos-, la labor de la coalición en la Diputación no puede tildarse de brillante. La vicepresidenta de la institución también ha pasado bastante desapercibida, igual por cosas como la de acudir a Fitur en Madrid y dirigirse a todos los asistentes en valenciano -igual no le interesaba que nadie que no fuera de la Comunitat entendiera lo que estaba diciendo-. O la responsable de Turismo, del mismo partido, que no sabe cómo quitarse el marrón que supone tener sobre la mesa dietas distintas de un responsable correspondiente a un mismo día... pero en ciudades diferentes. De manera que sí, en las primarias de Compromís se presenta gente preparada y honesta, y reflejan la pluralidad y la diversidad de la organización y la ganas de participar. Pero también hay mucho final de trayecto político, que ha tenido que dejar la política municipal porque sus propias bases le han leído la cartilla y que trata de dejarse ver para intentar hacerse hueco de cara a la próxima legislatura.