¿PROGRESISTAS?

MAMEN PERIS

Cuando te encuentras a miles de kilómetros de España, te surge cierto sentimiento de pertenencia, nostalgia de tu tierra. Te alegra oír hablar español u otras lenguas que se hablen en España. Te llama la atención ver productos hechos aquí, oír música española, escuchar el himno, o ver una bandera de España. Lo identificas como algo nuestro, de todos los españoles.

Este verano tuve la misma sensación, pero nunca esperaba escuchar la que oí. Cerca de un organismo oficial, donde lucia la bandera española, nuestra bandera, un joven de apenas unos veinte años, gritaba «quin asco de bandera, faches». Me entristeció escuchar a un joven español renegar de su origen, de su identidad y constatar su ignorancia. Nadie le había explicado que era valenciano porque era español.

Que, porque se exhiba la bandera española, se concluya que eres un facha, o es ignorancia o es un adoctrinado, pero, desde luego, progresista no es. ¿Se creen más libres? Permítanme que les diga que no. Se pueden sentir más libres, modernos, pero son esclavos del pensamiento único.

Me preocupa que esta actitud sea fruto del sectarismo. Yo no quiero a nuestros jóvenes valencianos sin criterios, adoctrinados. Quiero unos jóvenes libres e iguales.

Cada vez estoy más convencida de la gran responsabilidad que desde Ciudadanos tenemos de no permitir que los responsables políticos de Educación en la Comunitat Valenciana puedan adoctrinar a nuestros hijos, y jueguen con su futuro y su libertad.

Aquí pretenden seguir la ruta idéntica a la del nacionalismo catalán: espías lingüísticos, cuestionarios tendenciosos, imposición de todo y solo en valenciano, subvenciones a dedo a entidades independentistas, en definitiva, unas políticas obsesionadas con la implementación del pancatalanismo. Pretenden que seamos el reflejo retrasado de Cataluña. Pero no les vamos a dejar.

Algunos se burlan y se vende políticamente que esto es una exageración, que se trata de políticas progresistas que la derecha no entiende. ¡Qué equivocados están! Politizar la educación es lo menos progresista de los que se creen el gobierno del progreso.