Los programas de La Sexta

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDAValencia

Tengo un problema recurrente con La Sexta: todos los programas me parecen el mismo. Esto ni es bueno ni malo ni todo lo contrario, simplemente es. A menudo no sé si 'Al rojo vivo' se emite solo entre semana o también hace una extensión los sábados y domingos por la noche. O si el último espacio de periodismo de investigación es el de Cristina Pardo, el de Mamen Mendizábal o el de Cintora, que se ha ganado también su parcela en la cadena verde. Era su lugar natural por su trayectoria y sobre todo por la trayectoria de la emisora de la que proviene, Cuatro, que ha perdido cualquier seña de identidad y lo que le queda poco tiene que ver con este periodista. 'Carretera y manta' está bien realizado, no pierde el ritmo y plantea asuntos de interés. Al menos en la primera emisión-se estrenó el miércoles-, en la que se trasladó hasta Vigo para denunciar la precariedad laboral en las trabajadoras del sector del frío. La audiencia además respondió con un dato aceptable. Es otro programa de La Sexta, fácilmente reconocible, que gustará a sus seguidores, y que encaja en la línea de 'LaSexta Columna', 'Scoop' o 'Malas compañías', por citar algunos de los últimos.

Pero la cadena para crecer aún más necesita salirse de su esquema, plantearse riesgos, buscar nuevos públicos, dar la oportunidad a otra clase de formatos. El único que se sale de la regla en ese canal es Chicote, que de vez en cuando aterriza para plantear propuestas con temáticas distintas a las que pueblan el resto de programación. Y por cierto no le va nada mal. 'Pesadilla en la cocina' es un valor seguro. Y 'Te lo vas a comer' ha sido una de las sorpresas de la temporada. De vez en cuando la audiencia de La Sexta agradece que se salgan del guión y les inviten a proyectos más allá del rigor informativo. Es cierto que lo han intentado en otras ocasiones, con concursos y programas con más espectáculo y que se han estampado. Nuria Roca, Carolina Ferre o Cristina Pedroche no encontraron su terreno allí. Pero eso no le debe hacer desistir, porque si no corre el riesgo de convertirse en monotemática y eso reduciría todo el potencial que puede tener.

 

Fotos

Vídeos