PRIVILEGIOS

ELENA BASTIDAS MAMEN PERIS

Acaba una semana de una intensidad política extraordinaria. En apenas unos días concluirá un mes de julio en el que los partidos hemos monopolizado las conversaciones, pero no todo es política ni debe serlo.

Hemos hablado hasta la extenuación de pactos, sillones, acuerdos, desencuentros, vetos, imposiciones, investiduras, programas, coaliciones, gobiernos... Pero hoy, en mi última publicación hasta septiembre, utilizaré este espacio que me ofrece LAS PROVINCIAS para hablar de privilegios.

Pero no de esos privilegios que, en ocasiones de manera desproporcionada, se nos atribuyen a los políticos sino de esos privilegios que disfrutamos todos los que tenemos la suerte de vivir en esta Comunitat y en España. Con independencia de los gobiernos responsables de gestionar los asuntos públicos somos personas privilegiadas.

Todos hemos escuchado o verbalizado alguna vez que no valoramos lo suficiente la suerte que tenemos de vivir en un entorno tan rico en paisajes, gastronomía, cultura, fiestas, patrimonio...

Pues aún hay quien se sorprende de que millones de personas de diferentes lugares del mundo opten por nuestros paisajes, por nuestros pueblos y ciudades para disfrutar del descanso estival o hacer escapadas durante el año. Cuando lo que debería sorprender es que existan valencianos, alicantinos y castellonenses que presuman de haber viajado por medio mundo y no hayan visitado nunca lugares emblemáticos de nuestra Comunitat que tenemos a tan cerca.

Si es usted uno de ellos, le animo a que este mes de agosto deje de pertenecer a tan pintoresco grupo. Porque aunque lo intenten justificar con aquello de «como está cerca puedo ir en cualquier momento» pasan los años y el hecho cierto es que nunca ha ido a pasear por Villajoyosa, a conocer los valles de La Murta y la Casella en Alzira o a la playa de Peñíscola... Después de tantas semanas de tensiones y desencuentros políticos le deseo a todos un feliz verano poniendo en valor lo que nos une: el privilegio por vivir en esta bendita tierra tan llena de paraísos por descubrir en cada una de nuestras provincias. Disfrutémoslo.

Esta semana todos los medios de comunicación han centrado sus noticias en un tema: la investidura del presidente del Gobierno. No es para menos. Queríamos saber qué plan tenía el Sr. Sánchez para nuestro país, para nuestra economía, para nuestra calidad de vida. Sin embargo, más de lo mismo, un discurso hueco, difuso, de meras pinceladas, y que en realidad no agradó a nadie. Solo consiguió convencer, además de a los suyos, a un solo diputado, el representante de Cantabria.

Pero como valenciana aún fue más decepcionante, ni una sola referencia a nuestra Comunidad , y ello, pese a un Ximo Puig que lo tuvo presente en el hemiciclo, como buen 'palmero'. El gran compromiso en campaña del PSPV-PSOE de afrontar la financiación de esta comunidad, se desvanecía. Quedó patente que ni está ni se le espera en la agenda política del Sr. Sánchez.

Cuando estaba viendo el intento de investidura fallido, me recordaba exactamente a la configuración del Botanic II, se han peleado por sillones y no por políticas, es lo que suele pasar cuando el PSOE se junta con nacionalistas y populistas. Aquí, en la Comunidad Valenciana, tuvimos esa misma puesta en escena: las negociaciones rotas, pero al final, como los plazos van corriendo y aprietan, 'in extremis' llegaron a un acuerdo.

Estoy convencida que eso es lo que ocurrirá en el Gobierno de España. Como recordaba Albert Rivera, al plan Sánchez y a la banda «solo les separan el ego que no les cabe en los sillones». Pero tienen una misma política.

Mientras este mes de agosto Sánchez se subirá al falcon, descansará en Doñana y les pagaremos las vacaciones, ya verán como vendrán más relajados.

En septiembre habrá pacto. Mientras, tenemos un Gobierno que hace a su antojo, sin ser controlado, desgastando a su futuro socio ávido de poder.

En Ciudadanos lo dejamos claro antes del 28 de abril, antes de que los españoles emitieran su voto, el Dr. Sánchez no era un buen presidente. España merece mucho más. Queremos dar un sí a la convivencia, a la libertad, a la igualdad, un sí a la Constitución.