La primera bandera de España es valenciana

¿Imaginan que fuera la primera enseña francesa la que tuviéramos aquí colgada junto con otras rapiñas del pasado?

La primera bandera de España es valenciana
ESTEBAN GONZÁLEZ PONS

Nuestra bandera nacional surgió en 1785 cuando Carlos III resolvió un concurso de ideas convocado para diseñar una enseña que distinguiera a nuestros barcos en el mar, principalmente a larga distancia o con vientos en calma. En aquel entonces casi todos los pabellones eran blancos, el español cruzado por las aspas de Borgoña desde Juana la Loca y más tarde con el escudo de los borbones, y esto producía frecuentes y letales errores de identificación del enemigo. El rojo y el amarillo resultan fácilmente visibles en el océano y por eso fueron elegidos. Después, a partir de 1793, se ordenó que también se usara en los puertos y fuertes custodiados por la Marina o por el Ejército de Tierra.

Y así fue cómo en 1808, cuando el pueblo se alzó en armas contra los invasores franceses, los colores de la Armada se transformaron en símbolo patriótico. En ese contexto, en Valencia, tras la derrota del mariscal Moncey, se reclutó una unidad de voluntarios, el Regimiento de Cazadores de Fernando VII, que a falta de otros estandartes reales cogió el de un barco del puerto y le pintó los escudos de Valencia y del Reino de Valencia, convirtiéndose de este modo en la primera unidad militar de la historia que entró en combate llevando consigo nuestra bandera roja y amarilla. Casi todos los voluntarios murieron en el segundo sitio de Zaragoza y su bandera fue capturada, y hoy se exhibe como botín de guerra en un museo de París.

En la última feria del libro, mis amigos de la librería del Museo Histórico Militar de Valencia, La Pica en Flandes, me preguntaron: ¿y no se puede hacer nada al respecto? La primera bandera de España, que además lleva impreso el escudo de nuestra ciudad, está prisionera en Francia, ¿y nadie la reclama, ni siquiera para que sea expuesta y que se le pueda rendir honores, aunque luego haya que devolverla? Les prometí que me ocuparía y esta columna es sólo un primer paso, un banderín de enganche. Voy a buscar la bandera y pelearé con unos y otros para que regrese a España. Ya les tendré al tanto.

De todos los acontecimientos memorables que sucedieron en Valencia presumimos, y además los conmemoramos. Sin embargo, que la primera bandera de España sea valenciana y que los primeros soldados que derramaron su sangre bajo sus colores fueran nuestros antepasados son méritos que casi nadie conoce y que nunca se recuerdan. ¿Imaginan que fuera la primera bandera francesa la que tuviéramos aquí colgada junto con otras rapiñas del pasado? ¿Y si fuera la primera bandera de EE.UU.? Las naciones grandes se levantan sobre detalles pequeños. La peripecia de esa primera bandera española olvidada en una vitrina de París bien merecería un episodio nacional, si yo supiera escribir algo parecido. El pabellón del Regimiento de Cazadores de Fernando VII de Valencia es más el último español dejado atrás que los de Filipinas.