Con o sin Presupuestos

J. SÁNCHEZ HERRADOR

Pedro Sánchez está dispuesto a seguir gobernando con o sin Presupuestos y algunos le reprochan su resistencia a convocar elecciones. No sé de qué se asombran, pues quién miente una vez es capaz de mentir cien y desde el primer momento el acceso al poder del actual presidente del Gobierno fue una gran falsedad. Sánchez tenía la coartada pero el crimen político contra Rajoy no era el fin, ni la regeneración democrática, sino la excusa para conseguir el poder al precio que fuese. Y el precio lo está pagando en pequeñas dosis, como avergonzándose, en una dinámica de claudicación a medias indigna y mediocre. Pedro Sánchez no tiene más ideología que su supervivencia y por eso mentía en la apreciación sobre el delito de rebelión o cuando aseguraba que la moción de censura era para llamar a las urnas tan pronto como fuera posible. Tiene tal desfachatez que está dispuesto a gobernar con los Presupuestos de Rajoy en una suerte de ejercicio del poder por representación. A Pedro Sánchez no le gustaba Rajoy pero los números del PP son compatibles con su ambición y su nepotismo institucional.

Ahora ya sabemos que el CIS de Tezanos, esa burda estratagema de profecía auto cumplida, es tan falso como el presidente del Gobierno, pues si esa encuesta fuera verdad no tengan duda de que inmediatamente convocaría elecciones generales. Eso sí, a Pedro Sánchez, si al final tiene que ejecutar las cuentas prorrogadas de Rajoy, aún le queda por cumplir la mesiánica misión de desenterrar a Franco y disipar los fantasmas históricos del país. Son tan inútiles en el Ejecutivo que van a sacar al dictador de un monumento apartado y olvidado para colocarlo en medio de la catedral de Madrid. Rajoy entregó el poder a Sánchez e igual hasta le regala las cuentas públicas. Ya tenemos aquí el climax bipartidista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos