El precio de regalar RTVE a Podemos

Entregar el ente a un partido de la izquierda radical, enemigo de nuestro modelo de Estado, nos puede salir muy caro

CURRI VALENZUELA

Tengo la suerte de haberme jubilado de tertulias porque así me he ahorrado el que me hayan echado de TVE y RNE a comienzos de esta temporada. Y pido disculpas por comenzar este artículo hablando de mí, no es mi estilo escribir en primera persona. Pero mi caso ilustra bastante bien lo que ocurre estos días en la radiotelevisión pública: están cesando a directores, presentadores y tertulianos que llevan años colaborando allí. Porque sí. Mejor dicho, porque no disimulan su rechazo hacia Podemos.

Me voy a ahorrar la lista de la veintena de tertulianos de los que han prescindido, que se están publicando en diversos medios. Su lectura lleva a la deducción de que no se trata de personas que ideológicamente estén situadas en el centro derecha. Destacados comentaristas de izquierdas, incluso algún antiguo colaborador en organismos regidos por socialistas, han sido eliminados también. Lo único que une a todos ellos es su demostrada poca simpatía con la izquierda antisistema en la que está instalado el partido de Pablo Iglesias. El caso más sonado, el del ya expresentador de 'Los Desayunos de TVE' Sergio Martín. Número uno en sus oposiciones a ocupar una plaza de redactor en esa empresa, ha desempeñado cargos directivos mientras en el Gobierno se turnaban Zapatero y Rajoy. Pero hace unos meses hizo una pregunta al líder de Podemos mientras le entrevistaba en antena. Éste protestó. El periodista ha durado en su cargo lo que en este caso se puede decir con razón, cuatro telediarios. De ahora en adelante presentará un programa sobre videojuegos.

Ya se lo dijo Iglesias a Pedro Sánchez cuando éste requirió su apoyo, o al menos su abstención, para salir elegido presidente del Gobierno en aquella investidura fallida de marzo de 2016. «Prefiero el control de TVE a varios ministerios». El de Podemos sabe mucho sobre la influencia de la manipulación de las televisiones públicas para alcanzar el poder... y mantenerlo. No es ningún secreto que Iglesias ha logrado ese propósito tras apoyar la moción de censura que desalojó a Rajoy. Y visto lo visto, se está cumpliendo con creces lo pactado.

Nadie, y menos yo misma, es capaz de negar la influencia del gobierno de turno sobre los medios de comunicación públicos que controla de manera más o menos directa. El duopolio PP-PSOE que ha dominado el mundo político desde la llegada de la democracia se ha beneficiado de ese poder hasta ahora, sin embargo, de una manera sutil. El Gobierno salía beneficiado en los telediarios y en las tertulias se mantenía un pluralidad con más sesgo del partido en el poder. Pero lo que estamos viviendo ahora es no sólo desvergonzado, sino peligroso para la conservación de nuestro sistema democrático. Entregar RTVE a un partido de la izquierda radical, enemigo de nuestro modelo de Estado, defensor de reconocidos dictadores, financiado por enemigos de la libertad, nos puede salir muy caro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos