MENOS POSTUREO

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

Millones de personas hacen las mismas cosas. O dicho de otra forma, los seres con vivencias extraordinarias son la minoría. No está de más recordar esta obviedad como vacuna ante los amigos o los compañeros de trabajo que regresan de las vacaciones como si hubieran conquistado territorios inexplorados, se comportan como si de pronto vivieran en los destinos visitados (dando lecciones de antropología que empiezan por la frase «allí no es como aquí...»), han olvidado la contraseña del ordenador porque aseguran haber desconectado al 100% y dicen desconocer las noticias importantes o absurdas del país dado que han estado sin internet. Bla, bla, bla. Si regresa mejor de lo que se fue y si la experiencia valió la pena, nadie debería tener la necesidad de ostentar nada. Lo bueno de viajar no es contarlo, sino vivirlo; no es que nos proporcione fotografías bonitas para exhibir a los demás, sino que deje poso en nosotros. Un septiembre sin postureo viajero es posible.

Fotos

Vídeos