¡POR FIN!

¡POR FIN!
MAMEN PERIS

Esta semana la actividad parlamentaria en Les Corts Valencianes se ha puesto, de verdad, en marcha. Mi percepción es la de estar frente a un Botànic repetitivo, agotado en ideas y anclado, aún después de cuatro años, en el lamento de la herencia recibida. Sumido en un victimismo por la infrafinanciación, pero con la incoherencia del despilfarro desmesurado en altos cargos, observatorios, enchufados... Resultado, el tripartito ha gastado once veces más de lo que debía.

Cada vez tengo más claro que, si bien coincido en que tenemos un problema con la financiación, cuando gobierna el Botànic los valencianos nos encontramos, además, un problema de gasto y de gestión.

Tuve la oportunidad de intervenir en la comparecencia del conseller de Vivienda, Ruben Martínez Dalmau, al frente de una cartera que antes era una Dirección General pero que ha sido desgajada para saciar el ansia de poder de Unidas-Podemos como socio populista del tripartito. Ese es el premio que el presidente Ximo Puig ha otorgado al partido que peores resultados electorales ha obtenido. Pero ya no nos sorprende ver cómo Puig prefiere ceder el interés general a su electoralismo particular.

Otro hecho constatado es la incapacidad de gestión del Consell, que ha generado una lista de espera de 14.000 personas en situación de emergencia habitacional; casi 1.200 viviendas del parque público ocupadas ilegalmente y las cuentas de l'Entitat Valenciana d'Habitatge i Sòl (Evha) sin aprobar ni por el auditor ni por la intervención, pero sí por una directora a la que han premiado con una secretaría autonómica, mientras no ejecutan el presupuesto de la construcción de viviendas. Esto ya no es culpa de la infrafinanciación, esto se llama ¡falta de gestión!

Y más preocupante es este dato: 13.093 personas más desempleadas. Este es el resultado de las políticas de quienes venían a «rescatar personas». Faciliten a quien quiere generar empleo, créanse que la Comunitat Valenciana debe ser más competitiva y aparten a los políticos que se empeñan en alejar la inversión.