ALGO PASA EN LA SOCIEDAD

VICENTA RODRÍGUEZ

Comienza el año y sigue la vida en la segunda evaluación escolar. Las madres tienen trasiego de paquetes en estos días. Muchas de las compras navideñas vuelven a las estanterías comerciales porque son objetos innecesarios o regalos que no agradan. La incoherencia del consumismo. Algunas prendas conservan el aroma de la colonia del que estrenó la ropa y luego la devolvió para volverla a comprar en las rebajas y así obtener una propina con la diferencia. Picaresca y falta de ética. En estas fechas se olvidan del medio ambiente y hay un exceso de papel de envoltorio, incluso te dan bolsas de plástico sin cobrar. ¡Menos mal que algunas las reutilizamos para la basura durante unos días!

Al final del trimestre hicimos las campañas de recogida de comida para los bancos de alimentos destinados a familias necesitadas, mientras en otros hogares, durante las navidades, se come en exceso y, aún así, se tira comida, eso sí, al ¡contenedor orgánico! Gestos contradictorios e insolidarios.

Dentro de unos días celebraremos el Día de la Paz, culminación de las actividades educativas para generar una cultura de paz. Para entonces, los chavales, a través de los dispositivos regalados, habrán cometido cientos de masacres en juegos bélicos y de violencia virtual. Por desgracia, alguno reproducirá en las calles lo vivido en la soledad incontrolada de un videojuego.

Me dicen los abuelos del colegio que no entienden que haya una Ley de defensa de la infancia, donde se limiten los deberes escolares y en cambio se deje a la adolescente que aborte sin pedir permiso a los progenitores. En los despachos gubernamentales tienen un peculiar interés en regular toda la vida de la ciudadanía, de tal modo que las personas progenitoras tienen que respetar las convicciones de los menores, ¿todas, sean cuáles sean? O ¿solo las que respondan a los valores humanos? ¿dónde queda el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones morales? Llevamos más de 30 años educando en la convivencia, en los derechos humanos y cada vez tenemos más violencia, más abusos y más dramas familiares. Aumenta la vulneración de los derechos y es preciso incrementar la promulgación de más derechos. Algo está fallando en la sociedad y en la educación, cuando es preciso legislar tanto para vivir como personas.