NO HAY PAÑUELO PARA TANTA LÁGRIMA

BOQUERINI

Hubo que esperar hasta las dos y cuarto de la madrugada pero mereció la pena. El pasado sábado 'La Sexta noche' estaba transcurriendo con más tranquilidad de lo que suele ser habitual. Ese día no estaba Inda así que hubo menos gritos, interrupciones e intentos de imponer un pensamiento a costa de elevar la voz contra sus oponentes. Pero llegaron las dos (y pico) y tocaba despedir a la copresentadora con Iñaki López, que además es su marido, Andrea Ropero. Y ahí surgieron las lágrimas. No es que la hayan despedido ni que Iñaki se vaya a divorciar de ella (¡Dios no lo quiera!). Simplemente que, como es sabido, a partir de septiembre se encargará de los reportajes de 'El intermedio', sustituyendo a Gonzo, que se encargará de 'Salvados'.

Y el equipo se volcó con ella: reportaje sobre su ya larga trayectoria, mensajes de sus compañeros, elogios por doquier, regalos, incluso un ramo de flores. E Iñaki alabando el trabajo de Andrea, ya que el feliz matrimonio se conoció trabajando en 'La Sexta noche'. Todo ello con el maestro Ferrán Monegal como testigo. Y claro, aunque Andrea Ropero intentaba que no se le saltasen las lágrimas, al final llegaron en cascada. Todo un mar de lágrimas que milagrosamente no provocó que se le corriese el rímel. Y sin embargo, nadie le ofreció un pañuelo para enjuagar los lagrimones. Ni siquiera el gran Monegal. Y en esos momentos Andrea hubiese necesitado una sábana. Y menos mal que no estaba Inda, porque ese hubiese sido capaz de meterle un dedo en el ojo.

Esto de las lágrimas en programas en directo de televisión no es nada nuevo. En Mediaset son especialistas, aunque allí nadie nos va a quitar la impresión de que son lágrimas de cocodrilo. Todo sea por el espectáculo. Esta misma semana hemos tenido, sin ir más lejos, las de Terelu Campos. Pero las de Andrea Ropero eran auténticas, de emoción por la despedida y por los buenos momentos pasados, que fueron recreados en un vídeo. «Ha sido un honor y un placer contar seis años y medio con la presencia de Andrea Ropero que se va a 'El intermedio' a seguir creciendo como profesional, donde, a buen seguro, lo va a hacer de maravilla. Muchas gracias a ti. No hago más que despedirte y volvemos juntos en el taxi a casa», dijo Iñaki López. En él la emoción iba por dentro.