LA PALOMA DE SAN GREGORIO

Mª ÁNGELES ARAZO

Por la simpatía que despierta la imagen, numerosos animales se convirtieron en símbolos de santos y Vírgenes. Así, el cordero blanco y pequeño representa la cercanía a Jesús, como San Juan Bautista niño; o el rebaño de ovejas siguiendo el camino que marcó Cristo; claro que la paloma blanca con las alas abiertas es la metáfora indiscutible del Espíritu Santo. Y a San Gregorio Magno (540-604, Papa y Padre de la Iglesia latina) se la adjudicaron los artistas, que son quienes enriquecen o ignoran a los ilustres celestiales.

Fue el propio San Gregorio quien confesó a sus discípulos y fieles seguidores: «La mayor parte de lo que os digo me lo cuenta al oído el Espíritu Santo, en forma de paloma, que llega revoloteando sobre mi cabeza». Tal declaración, además de causar asombro, alentó una curiosidad enorme entre la gente que acudía a escuchar sus homilías.

La llegada de la hermosa ave era anunciada generalmente por el diácono Pedro: «Ya ha entrado por la ventana de la gran ojiva... hoy parece que se coloca cerca del oído izquierdo... La paloma se ha detenido y San Gregorio afirma ante el mensaje...». La escena se repetía con tal poder de sugestión, que los fieles prestaban más interés al vuelo de la paloma que a las orientaciones verbales del santo. Testimonio de la presencia alada, tan blanca y tan sabia, lo dejó Pinturicchio en Santa María del Popolo, en Roma, y Rubens en su obra 'Virgen con Santos', expuesta en el Museo de Pintura y Escultura de Grenoble. Rubens colocó a la paloma sobre la cabeza, no quiso dar voto a los creyentes divididos en los bandos de derecha e izquierda.

Ahora bien, la fama de San Gregorio Magno se refiere al milagro de la defensa eucarística, cuando mostró a los incrédulos el paño sangrante que había utilizado para limpiar el cáliz y cuando se le apareció Jesús rodeado de todos los instrumentos de la Pasión y mostrando sus heridas con tal realidad que llenó otro cáliz con la sangre que manaba de su costado. Añadamos, por último, que defensor de quienes creen en el Purgatorio, protege la las almas que allí se encuentran y escucha a quienes ruegan por ellas. La paloma en estos casos no interviene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos