Significados

MARÍA RUIZ

A veces las palabras no significan lo que quieren decir. Por ejemplo, la palabra 'república'. Como todos sabemos, la latina 'res publica' significa 'cosa oficial o cosa pública'. Dado que 'publica' viene de 'populus', diríamos que es 'cosa del pueblo'. Es evidente que los devenires históricos y el pensamiento filosófico han hecho que haya pasado a denominar la forma de estado cuya máxima autoridad es elegida en las urnas.

Para Torra no significa lo mismo. Él cree que es un ariete. No un delantero atacante, sino una larga arma con la que empujar al Gobierno monclovita, espoleado por un independentismo enfervorecido y amalgamado que en una ocasión pensó que será el Molt Honorable que entregará a España los restos de una Cataluña soberanista rendida por no poder vencer a los elementos. Incluso, pese a conocerse que había preferido dejar su trabajo como alto ejecutivo en Winterthur cuando Axa compró la multinacional, antes que marcharse a Madrid.

Los 'agitprop' de la quinta república catalana seguirán explotando el discurso sentimental, porque es el que consigue réditos y seguidores, para ocultar que la carrera que lleva a su meta se va alargando Consejo de Ministros tras Consejo de Ministros. Pero el irreductible Joan Tardà, la cara amable en Madrid del independentismo catalán, ya ha llamado a pisar el freno, al lanzar la idea de que se ha de contar con todo el pueblo catalán. El feroz frentismo ante al anterior Gobierno ha dado pie a uno más voluntarioso y práctico. ¿Qué quiere decir eso? Que 'independencia' ha cambiado de significado para los soberanistas y ahora es 'lazos amarillos' y 'libertad para presos políticos'. Salvo hoy, celebración de una Diada que volverá a servir para exaltar a las masas, para que los CDR no sean comités durmientes y para evidenciar ante la tumba de Rafael Casanova que sus poderes los tienen en la calle. Porque el Parlament sigue sin actividad.

Fotos

Vídeos