RISTO

MIKEL LABASTIDA

Junto con Carlos Sobera, Risto Mejide es el único rostro asociado con Cuatro que puede reconocer la audiencia. Atrás quedaron etapas en que por allí estaban Pablo Motos, Raquel Sánchez Silva, Marta Fernández, Pedro García Aguado, Luján Argüelles... Por una razón u otras todos estos se fueron yendo. Mejide también se marchó pero cual hijo pródigo volvió. Su 'Chester' es de lo poco que sigue funcionando en la cadena roja. De momento, porque en la tele nunca se sabe.

El domingo regresó con nueva temporada. Y para el estreno invitó a Jesús Vázquez, con quien tenía cuentas pendientes que arreglar. En el universo Mediaset los trapos sucios se resuelven delante de las cámaras. Así lo hicieron antaño Ana Rosa y la Campos, la Campos y Emma García, o el propio Risto y Pablo López, por citar algunos.

Vázquez se dejó entrevistar y se remontó a los tiempos del caso Arny, que ocurrió en los años 90, aunque escuchado hoy en día parece propio de otras épocas, mucho más oscuras y de esas que esperemos que no vuelvan. Esperemos. El presentador apeló todo el rato al perdón, a la capacidad de perdonar, que es un mensaje que se transmite poco en la tele actual. Así que no está mal.

Después tocó recordar el enfrentamiento entre ambos, que se produjo cuando 'OT' se emitía en Telecinco. «Quería cargarme el formato», confesó el que fue jurado del 'talent-show'. Pero ahí está vivito y coleando. Pues eso, que en la tele nunca se sabe. Vázquez lo sabe. Un día lo eres todo y al otro, nadie. Es como el propio Risto, funciona bien por la noche -volvió con un 8% de cuota de pantalla, superando a Ana Pastor-, pero no está destacando nada al mediodía. Durante su primera semana 'Todo es mentira' se ha quedado lejísimos de su competidor, 'Zapeando', que no hay quien le tosa en La Sexta. El problema es que se parecen demasiado. Y antes de ver una copia el publico suele decantarse por el original.

Cuatro había recurrido a Risto porque, como decía antes, es de los pocos rostros reconocibles que le quedan y sonaba como un valor seguro. Pero ni por esas. Lo dicho, en la tele nunca se sabe.