Air Force 84

CARLOS PAJUELO

Mi amigo Javier me dice que las noticias para elaborar una columna nos las ponen a huevo. Una afirmación que contrasta con lo que el alcalde de Valencia que señala del asunto del uso grafitero de la valla de jesuitas como 'serpiente de verano'; se trata del soporte de homenaje a los agresores de Alsasua (me refiero a los que dieron una paliza a dos guardias civiles y a sus parejas).

La 'serpiente de verano' surge en el pasado cuando, con la llegada del estío, las noticias escaseaban y los diarios tenían que buscar asuntos con los que llenar parte del contenido. Ahora no. Te pasas unas horas y la actualidad te arrolla. Este pasado fin de semana saltaba la noticia de que nuestro recién presidente, el señor Sánchez, se ha montado en el Falcón que las Fuerzas Aéreas destina para ciertos desplazamientos. ¿Adónde iba? Ha ido y ha vuelto, ha ido y ha vuelto de Madrid a Castellón (o sea el equivalente a cuatro vuelos) y nos hemos gastado del orden aproximado de 36.000 euros, según dicen quienes entienden del coste aéreo ¿Para qué?

Pese a que la vicepresidenta nos ha 'vendido' que el desplazamiento era para actos culturales, a algunos, que no lo vemos claro, nos da la sensación de que se ha ido a oír tocar a 'Los Killers'. Lo demás es 'fum de canyot' (humo blanco).

No hago mención del transporte de su esposa que parece lo hizo en coche. Bien. Entiendo también que hay que protegerla como bien temporal del Estado con un cinturón de seguridad y aquí entran los guardaespaldas. Lo dejo a la interpretación de cada uno.

Ya sé que el avión no es el Air Force One del presidente Trump. Es el Air Force 84 en función del número de diputados que tiene el fan de los Killers ( ¿Esta bien o está mal el uso de ese transporte para la función aireada?

La calificación del uso de la aeronave depende de quién opina. ¿Es un error táctico de principiante cegado por el privilegio? Anoche lo contrasté en una mesa veraniega. Los más 'rojos', silencio, los más conservadores se mostraron, críticos. Acabamos hablando del máster de Casado. Vale.