Las obras del nuevo estadio no se reanudarán hasta que haya una oferta por Mestalla

T. C. J. VALENCIA.

El nuevo Mestalla continúa sin novedad en el frente. Al menos, no se ha producido ningún avance concreto que mejore las expectativas del Valencia o el Ayuntamiento en cuanto al reinicio de las obras del coliseo de Cortes Valencianas. Mateo Alemany no se mueve ni una coma de lo que viene repitiendo en sus últimas comparecencias. «Mientras no exista una financiación concreta, no se van a iniciar las obras. Todo está supeditado a unas oferta por -las parcelas- de Mestalla. Si no llega, no se dará ese tránsito. Es decir, que esté un adelanto económico de la venta del estadio», reflexionó el director general del Valencia.

Alemany se muestra conciso y pragmático sobre la contingencia que más quebraderos de cabeza ha producido a la administración Meriton, aunque el ejecutivo ve algo de luz en el horizonte de los próximos meses. Según entiende Alemany, la experiencia de la consultora Deloitte, con la que el Valencia lleva trabajando desde mayo, y que el mercado inmobiliario a gran escala se mueva pronto. «Diría que la novedad fundamental es que Deloitte está trabajando en ello. Desde septiembre casi todo el mundo se reincorpora a sus negocios y sus empresas y se han de producir movimientos en el mercado inmobiliario. Es la base sobre la que se debe sustentar el proyecto y Deloitte está trabajando», analizó Alemany, quien asegura que los trámites de licencias entre el club y el Ayuntamiento siguen su curso «normal y habitual» y no se han producido cambios en este sentido.

El consistorio, claro está, no deja de lado un asunto que preocupa al valencianismo y también a la ciudad. Según los plazos previstos en la Actuación Territorial Estratégica (ATE), el nuevo estadio debe estar acabado en mayo de 2021, y el viejo Mestalla derribado en 2023. Pese a que el tiempo se echa encima, Alemany no titubeó ayer para asegurar que el Valencia «está en plazo de cumplir lo acordado» y por tanto no necesitará prórrogas.

Por cierto, el 1 de julio el Valencia asumió el pago anual a Bankia de 12,9 millones de euros. El calendario quedó aprobado cuando Lim negoció con el banco tres años de carencia para hacerse con la mayoría accionarial del club.

 

Fotos

Vídeos