NETFLIX CON EL REY

OSKAR BELATEGUI

Pedro Almodóvar confesaba a este periodista que no se explica cómo su hermano Agustín, productor de sus películas, pudo resistirse a la oferta económica de Netflix, que les ofrecía un dineral para que 'Dolor y gloria' se estrenara directamente en la plataforma con el rótulo de «una producción original de Netflix». El último y alabado largometraje del manchego se verá en internet, pero cuando acabe su vida en cines, DVD y televisión. La chequera de Netflix parece no tener límite. Su poderío se escenificará hoy con la presentación en sociedad de sus estudios en Tres Cantos, al norte de Madrid, que ya llevan unos meses funcionando. Reed Hastings, fundador del gigante de internet, se entrevistará con el Rey en la Zarzuela. La fiesta que se celebrará esta noche en el Palacio de Cristal de la Arganzuela contará con la asistencia de más actores que la gala de los Goya.

En realidad, Netflix no ha construido los tres gigantescos platós y el espacio de más de 20.000 metros cuadrados para instalar su centro de producción en Europa, sino que se lo ha alquilado a la productora Secuoya. Entre las veinte series más vistas de Netflix, tres son españolas: 'La casa de papel', que pasó sin pena ni gloria por Antena 3 hasta que la plataforma la convirtió en 'Money Heist', un hit mundial, 'Élite' y 'Las chicas del cable'. Eso sí, su sede y sus oficinas las sigue manteniendo en Ámsterdam por cuestiones fiscales.

«Netflix ha cambiado las vidas de los productores españoles. Teníamos una gran necesidad de un motor así», alaba en el 'Hollywood Reporter' el productor Joaquín Padró, mientras Enrique López Lavigne solo ve ventajas en el 'hub' europeo de Tres Cantos: «Vivimos una progresiva transformación de los hábitos de consumo. Las salas nunca desaparecerán, pero un cierto tipo de cine tendrá que encontrar su nicho y su modelo para llegar a su espectador potencial». El gigante del streaming, con 139 millones de suscriptores en 190 países, considera España el puerto de acceso a los mercados europeo e hispanohablante. Nunca ha habido tanto trabajo en el sector. «España tiene un altísimo nivel de talento en sus directores, técnicos, actores y guionistas», sostiene el veterano José Antonio Félez. «Ahora todo ese talento puede brillar».