MULTITAREA

NURIA ALONSO

No sé yo si hemos salido ganando con tanto aparatejo 'smart'. Antes, te sentabas en el sofá con el (único) mando en la mano, te relajabas y, como mucho, picoteabas algo mientras veías la tele. Y te enganchaba o la quitabas, así de sencillo. Ahora, una no sabe casi qué hacer con las manos si no tiene el móvil cerca. Y ya ni les cuento si entras en las redes sociales de un programa a la par que lo emiten: ni te enteras del programa, ni del móvil, ni de nada. Vaya, que nos hemos vuelto multitarea, aunque con poca eficacia.

Pero tiene cura. No se agobien. La televisión posibilita otra forma de multitarea mejor, sin aparatitos y que incrementa la capacidad memorística e intelectual. No está probado, pero ya se lo digo yo. Verán. Dada la enorme producción televisiva y que los actores son los que son, la pantalla permite jugar, por ejemplo, a relacionar a los rostros del reparto de una serie con los de otra. Seguro que les suena la cara de ese personaje que tanto les gusta pero no ubican dónde le han visto antes. Hagan memoria y si no, en su mente, prueben a vestir al susodicho de otra guisa. ¿Ya? Inténtenlo, claro, sin recurrir al móvil, al menos hasta que hayan dado una vuelta a sus anquilosadas neuronas. Traten de crearse nuevos retos, a ustedes mismos o compitan con sus parejas o con sus hijos.

Engancha, no crean. Yo veo a la Defred (Elisabeth Moss) de 'El cuento de la criada' y no olvido a la Peggy Olson de 'Mad Men'. También es imposible tener en imagen a la Alex (Laura Prepon), la compañera de Piper en 'Orange is the new black', y no pensar en la novia setentera de 'Aquellos maravillosos 70'. Y qué decir de la inefable secretaria de prensa C.J. en 'El ala Oeste de la Casa Blanca' (Allison Janney), que ha terminado siendo la madre desastre de 'Mom', en la que sale con Adam (William Fichtner), el que fuera agente del FBI en 'Prison Break'. En donde se ve también a... Y así, un no parar. Algunos son para nota, pero la cosa enloquece con 'Paquita Salas' y sus casi infinitos cameos. Pero es tan deliciosa que merece la pena postergar el juego para disfrutar de la serie sin más. Como en los viejos tiempos.