Miguel Gila

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

La tolerancia a la crítica está en peligro de extinción. Quien se atreve a poner en duda las posiciones de los suyos corre el riesgo de ser tildado de adversario, expulsado de la tribu o no salir en la fotografía. No resulta extraño que los partidos políticos, tanto de la derecha como de la izquierda, se muevan más por consignas y dogmas que por corrientes de pensamiento, algo que se antoja tan perturbador como peligroso. Aun así, cualquier época pasada no fue mejor. Quien escribe estas líneas no tiene una visión apocalíptica de los tiempos pese a que la sociedad de opulencia y hartazgo a veces conduzca a la indiferencia y a la inanidad, grandes males a derribar cada día. El humorista Miguel Gila, del que se cumplen 100 años de su nacimiento el próximo martes 12 de marzo, lo tenía claro en cada conversación telefónica: «¿Está el enemigo? Que se ponga». Siempre hay que hablar con el rival.