18 DE MARZO

KIKE MATEU

Nunca olvidaré el 18 de marzo de 2019. Sobre todo por la marcha cívica por las calles de una ciudad que olía a pólvora y fallas. Miles de personas unidas por un sentimiento, una escudo y unos colores que guardaron un rincón de sus vidas para recordarle al mundo lo que es el valencianismo. Se desbordaron todas las previsiones. Mi felicitación sincera para Fernando Giner y a Álex Navarro en representación de todos los empleados que, desde el club, ofrecieron el trabajo necesario para hacer caminar al transatlántico. Especialmente llamativo lo de los ex jugadores. Desbordados por la marea humana y sintiendo de nuevo sus tiempos de futbolista. Felices pero sin balón. Tampoco hacía falta. Fueron vitoreados, aplaudidos y homenajeados como si no hubiera pasado el tiempo. Leyendas del Valencia recibiendo honores de héroes por gente que, en muchos casos, nunca les vio jugar. Pero jugaron. Todos vistieron la camiseta blanquinegra alguna vez. Y eso era suficiente, la historia se honra aunque solo te la hayan contado. El día fue perfecto. La marcha cívica un exitazo, la mascletà preciosa y la ofrenda a la Virgen muy emocionante. Gracias otra vez. La semana sigue en marcha y la próxima parada será el domingo en Mestalla con el partidazo de las leyendas. Otra jornada de puro sentimiento entre los que alguna vez vistieron la camiseta del Valencia y aquellos que les apoyaron desde la grada. Juntos otra vez. Para no perdérselo. Verán que hasta el momento les he hablado de actos sociales y no deportivos. Los que te llegan al corazón. Pero esto es un club de fútbol y, claro, el centenario de cualquier club de fútbol normal tiene como culminación el 'partido del centenario' que, como todo el mundo normal comprende, disputa el primer equipo de la entidad contra un rival de talla mundial. Eso que cuesta dinero, vaya. La kriptonita singapurense. El ébola de Murthy. La gripe aviar de Kim Koh: gastar y no ingresar. Pero yo tengo una idea: resulta que el Trofeo Naranja se disputa cada mes de agosto en Mestalla y a nadie se le ocurre no hacerlo porque cuesta dinero. Así que, en año de 'centenario' qué mejor forma de unir obligación y devoción que trayendo al Taronja un rival de espectacular y vestirlo de gran fin de fiesta del centenario. La idea no es mía. Ya lo hizo el Levante contra la Roma de Totti y aquello quedó de lujo. Y, como el centenario oficialmente comenzó el pasado lunes y dura todo un año, los que mandan aún están a tiempo de maquillar el vergonzoso desaguisado de un centenario sin partido.

P.D. Me encantó el mensaje de felicitación de Peter Lim a su querido Valencia con motivo del día del centenario. Un mensaje emotivo, sincero, cercano... y que demuestra su máxima implicación y que está empezando a entender al valencianismo. Bueno, en realidad me lo estoy inventando todo porque el mensaje nunca se produjo. Si eso ya esperamos al aniversario del Manchester o al cumpleaños de Ronaldo para tomarnos la molestia.