Marcianos

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

«Si todo tiene que arder, por favor, que arda con Monedero. Solo le pido eso a estos días marcianos». Así abría rejoneo el portavoz de Cultura de Podemos en el Congreso, Eduardo Maura, en Twitter, canal de retransmisión del fratricidio morado. La fuga de Espinar, último polluelo fiel al oficialismo, pilló a Iglesias en el búnker de Galapagar. «¿No te llegan esos mil rumores que revelan el odio que acecha?». Como el Calígula de Camus, apresado en sus enajenaciones conspiranoicas, olió tarde la revancha de Vistalegre II. La venganza es inodora. Por eso, según el dicho popular, se sirve en frío. En platillo o en bandeja. A Carmena se le dan bien las empanadillas. En su postoperatorio tuvo tiempo de apuntarle la receta patentada a Errejón para que expandiera la franquicia. Con todos los respetos, Iñigo no es Manuela (sic). Pablo tampoco ha asaltado los cielos. ¡Maldita hemeroteca! Le convendría leerla más a menudo para saber por quién le doblan las campanas. Entre los apretujones del abrazo del oso que amenaza ocultarle de la foto del madroño, se ha escuchado unos cuantos capítulos de 'La vida moderna' y ha decidido recular como los pachachos Broncano y compañía recogiendo un poco de cable. «Estamos trabajando en un proceso participativo que pueda incluir a todo el mundo», según Irene Montero, se 'incluye' a Errejón al que unas horas antes del crítico Consejo Ciudadano Estatal de mañana se le ha repetido aquello de «coge tus cuchillos y vete para que afilemos los nuestros en paz». De navajazo en navajazo se han perdido en el sorpasso. Y los taxistas les han usurpado el «¡Sí, se puede!» para secuestrar la capital, con los madrileños dentro, por segunda semana consecutiva. El efecto contagio del decretazo anti-VTC que hoy se lleva a la mesa del Govern, bendecido por la moreneta de Waterloo, está colapsando Madrid. El Ayuntamiento ha arrinconado a la Comunidad. Y la delegación del Gobierno, a quien atañe la seguridad y el orden público, aguanta en modo perfil egipcio para que la 'patata caliente' que hábilmente se sacudió Ábalos le reviente a Garrido. La estrategia es más vieja que las ambiciones del protagonista de la nueva serie de Javier Cámara, Vota Juan. Y resultaría igual de bufona si no fuera porque el error de cálculo del factor violencia se les está escapando a todos de las manos.

Cuando una se confía en que en el mundo al revés no hay margen para el 'ojiplatismo' reaparece Cristiano Ronaldo para desquitarse de un asuntillo con Hacienda restregando su fraude de 5,7 millones de euros. Se tuvo que desalojar una planta de la Audiencia Provincial por el alud de funcionarios que le querían pedir un autógrafo al confeso de cuatro delitos fiscales, condenado a 23 meses de cárcel y una multa de 18,8 millones de euros. El alienígena se fue por donde vino pisando a los mamporreros que le extendían la alfombra roja.