MALETAS 'EL HOCKEY'

Mª ÁNGELES ARAZO

La calle de la Corretgería, estrecha, ondulante, mantiene el nombre de los antiguos talleres de guarnicioneros agrupados por el espíritu gremial, tan propio de la Ciutat Vella. Con la desaparición de los vehículos tirados por caballerías, los talabarteros transformaron su quehacer y se convirtieron en marroquineros, fueron artesanos que dominaban el cuero, la piel y la chapa; y vendían su propia producción: maletines con boquilla, maletas de cuero forradas con piel grabada y maletas de cuero cosidas a mano.

Con los años, la fabricación industrial y las campañas publicitarias de marcas nacionales fueron reduciendo los talleres a la misión de reparaciones y encargos especiales.

Sucumbieron buen número de comercios artesanos, en las últimas décadas. Permanecieron los de Ortiz, Laborda y Vicente Pérez; sin embargo, certificando la historia de la calle, siguieron más tiempo los de Jornet, Timoneda y Parra Hidalgo, quien entró de aprendiz en 'El Jockey' y años después lo adquirió en traspaso.

'El Jockey' ganó popularidad por el hermoso emblema de bronce, obra de Orrico, cuya imagen siguió largos años en los membretes, anunciando «artículos de viaje y piel, en general». La casa databa de principios del siglo XX y la decoración interior respondía al modernismo; hasta era fácil descubrir las pequeñas rosas Olbrich en las molduras de las estanterías, las flores más características del movimiento artístico 'secesión'.

En 1990, cuando hice un reportaje de dicha casa, ya gozaban de auge las maletas Taurus y Samsonite, mientras que las carteras y los portafolios estaban fabricados en cualquier parte de África y Asia, convertidos además en elemento turístico que promocionan una campana benéfica.

En cuanto a la calle Corretgería es hoy en día una de las más fotografiadas -por el Micalet- y frecuentadas por los numerosos y pequeños restaurantes, entre los que no faltan los de cocina exótica, como la china o mexicana. El olor a especias desterró el del cuero y la piel. La calle, digámoslo, es una buena entrada al mercado de Tapinería.