¿DÓNDE ESTÁN LAS LLAVES?

¿DÓNDE ESTÁN LAS LLAVES?
ELENA BASTIDAS

Todos hemos escuchado alguna vez esa canción tradicional infantil que buscaba las llaves del castillo afirmaba que estaban el fondo del mar y se preguntaba quién iría a buscarlas.

En estos días saturados de encuentros y desencuentros para la sesión de investidura de Pedro Sánchez nos han entretenido tanto con sus teatrillos para que no nos centremos en lo relevante: Que ya sea el martes o en septiembre, esté o no Pablo Iglesias en el consejo de ministros, las llaves del gobierno de España las tendrá Podemos.

El mismo partido que no hace tanto Sánchez calificaba de populista. El partido que considera que en España hay presos políticos, el que cree en el derecho de autodeterminación, el que tiene integrado a un sector autodenominado 'anticapitalista', el que admiraba a Chávez y ahora defiende a Maduro en Venezuela...

Lo de menos es que esté o no Iglesias en el consejo de ministros, porque seguirán defendiendo sus postulados, su visión de que en nuestro país los medios de comunicación privados son una amenaza, que la Iglesia católica es una institución a la que apartar de la vida pública y silenciar poco a poco, que el pacto del 78 ya no sirve..

No debemos pues dejarnos distraer como bebés por esas, seguramente pactadas y ensayadas, cancioncillas de «ahora te quiero, ahora no». Porque en unos días o en unos meses, de una forma u otra, Podemos tendrá las llaves del castillo de todos los españoles porque así lo quiere Pedro Sánchez. Podrán subirse al tejado de La Moncloa y afirmar que, en cierto modo, lograron su objetivo de asaltar los cielos. Tendremos ministros de Podemos, van a gestionar algún área que le afecte directamente a usted y Pablo Iglesias tendrá la llave para sostener o dejar caer al Gobierno de España.

Como desde el Partido Popular venimos advirtiendo, desde hace años el PSOE está tomando un rumbo tanto en política nacional como en comunidades autónomas muy inquietante.

El populismo de extrema izquierda tendrás las llaves pero nuestra economía y nuestras libertades serán las que acaben en el fondo del mar... matarile, rile ron chimpón.