¿LIBERTAD?

MAMEN PERIS

La libertad es un derecho fundamental reconocido en nuestra carta magna. Pero últimamente tengo la sensación de que se usa este derecho de forma partidista. Intentan secuestrarlo de la ciudadanía. Hay políticos que se presentan como 'progres', en su actuar, en sus opiniones, y los demás, lo único que hacemos es provocar.

Empecé a tener esa sensación cuando fui a Alsasua, a un acto para apoyar a las víctimas de ETA. Fuimos insultados, nos lanzaron objetos y tuvimos que ser escoltados por las fuerzas de seguridad del Estado. De nuevo los intolerantes en acción.

Ante ello, el Gobierno de Sánchez y algunos políticos valencianos, lejos de condenar cualquier acto violento, se dedicaron a acusarnos de ir a provocar. No lo entendí, me pretendían privar mi libertad. ¿No puedo ir al rincón de España que quiera?, ¿por qué no tenía libertad para apoyar a las víctimas de crueles asesinatos? Basta ya con la libertad que tanto nos ha costado conseguir, no voy a permitir que nos la secuestren.

Lamentablemente ese mismo escenario se ha repetido en distintas ciudades, incluida Valencia, con motivo de la fiesta del Orgullo LGTBI, donde mis compañeros fueron insultados, empujados, abucheados y hasta les lanzaron pintura... Ha costado mucho esfuerzo salir del armario por motivos de orientación sexual y ya les digo que no nos van a volver a meter por motivos ideológicos, por pensar distinto.

Esta semana en Les Corts, a propuesta de Ciudadanos, se presentó una declaración institucional condenando los hechos violentos. ¿Saben quien no quiso firmarlo? Unidas-Podemos, el nuevo socio del Botànic.

La fiesta del Orgullo, como la defensa del feminismo, o la elección del centro o idioma en que quiero educar a mis hijos, es de todos. Patrimonializar de manera sectaria es un grave error.

La Comunitat Valenciana es plural, diversa, libre, y no vamos a consentir que se vuelva sectaria y discriminatoria. Aunque dirigentes mediocres e imprudentes puede que no condenen los actos violentos, pero la libertad y la igualdad sí están en el ADN de Cs y no dejaremos de luchar por estos derechos.