LOS INVISIBLES

ESTHER ASPERILLA

Cuando vivía en Boston solía verlos entrar a primera hora de la mañana en la biblioteca municipal. Yo también iba allí cuando me cansaba de estudiar en la de la universidad. Llegaban en silencio, ocupaban siempre el mismo banco y se sentaban a leer el periódico. Otro de ellos vivía casi permanentemente un portal dos bloques más allá del mío en Londres. A menudo le sorprendía cuando me dirigía hacia el metro metido en su saco, a veces durmiendo, otras leyendo una novela. Hablo de la gente sin hogar.

Damos por sentado que las personas que viven en la calle nunca han tenido oficio ni beneficio pero no es cierto. Puede haber muchas causas. El actor Richard Gere ha denunciado en múltiples ocasiones la situación de este colectivo, con el que se sensibilizó tras meterse en la piel de un 'homeless' durante el rodaje del film 'Invisibles'.

No es el único concienciado. Entre las iniciativas para los sin hogar me llama la atención la del monasterio de Montesclaros, en Cantabria. La falta de fe de las últimas décadas había dejado toda la infraestructura del monasterio al cargo de cinco dominicos de edad muy avanzada. La comunidad había decaído hasta colocarse casi al borde de su extinción. Para hacerle frente, se puso en marcha un proyecto social en el que ocho personas sin techo se han encargado de darle una segunda vida al monasterio. Los ejercicios espirituales han dado paso a talleres relacionados con la meditación, el taichí o el yoga. La recepción y la cocina funcionan a pleno rendimiento para los huéspedes y son los «ahora con hogar» quienes lo regentan.

Otra iniciativa solidaria para llamar la atención sobre la causa de las personas sin hogar tendrá lugar este 7 de diciembre. Miles de personas dormirán en la calle en Madrid que se suma así a 'The World´s Big Sleep Out' a la que también concurren ciudades como Nueva York, Chicago, Londres, Edimburgo, Nueva Delhi o Bruselas. Una noche al raso para concienciar. Para fomentar el compromiso social. Para, por unas horas, dar visibilidad a los invisibles.