GUANTES LA MANOTA

Mª ÁNGELES ARAZO

La Plaza de la Reina contaba -cuando escribí el libro 'Tiendas Valencianas'- con uno de los emblemas más característicos de la actividad mercantil, que la familia Piqueras-Mula llamó sencillamente 'La Manota' y el público se encargó de popularizar. Cuando la pintaron de blanco descubrieron que, en un principio, el guante era verde y toda la pieza, excepto medio dedo pulgar, pertenecía a un tronco de árbol

La Casa superó el siglo; el comercio fue adquirido por la familia citada en 1947. Doña Antonia Mulas Díaz había comenzado a trabajar en él a los 13 años y todavía en 1991, junto a sus hijas, seguía atendiendo a la clientela fiel.

Era curiosa la colección de guantes que había conseguido, eligiendo los que marcaron un estilo, los que fueron insustituibles en una moda o que se les vinculaba a determinado personaje. Destacaban los de piel de Suecia bordados con azabache, los de tipo mosquetero con botón forrado, los de malla tejidos artesanalmente sin costura, los de raso negro que pronto llamaron Gilda y dan juego en cualquier 'strep teasse`, los de 'punk´' con tachones metálicos y los de encaje, tan solicitados por la influencia de Madona.

A Francis Montesinos -comentaron- debemos que los abanicos y los guantes vuelvan a estar en auge.

Resaltar que la famosa Manota, solicitada por anticuarios, fue robada una noche y se convirtió en noticia publicada en la prensa local. La dueña del comercio, no obstante, encargó a un escultor otra idéntica, basándose en fotografías... y también fue robada.

Guantes Camps, sin su querido emblema, permanece cerca de la Catedral, engrosando las tiendas antiguas, junto al recuerdo de las desaparecidas. como las pequeñas mercerías, la ferretería Gabriel, el bazar Giner y Las Columnas, tan frecuentada por la venta de lanas y sus enseñanzas para la confección de tapices.

Naturalmente, la Manota, hoy, en tan estratégico punto y dado el turismo, al lado de los guantes despliega la oferta de toda clase de accesorios, desde pañuelos y echarpes a paraguas.