Gratitudes en el día de la Patrona de la Guardia Civil

Gratitudes en el día de la Patrona de la Guardia Civil

Es día de gratitudes a la Guardia Civil por su histórica dedicación al mantenimiento y guarda de la paz, la convivencia y el orden en el pueblo valenciano. Por su entrega a nuestra gente en las catástrofes en pueblos, montes, campos y aguas, y por velar y ofrecerse cada día en silencio en el ara de la Patria al servicio a los demás.

Gracias a esa benemérita institución y a sus casi 83.000 hombres y mujeres que a lo largo de sus ciento setenta y cuatro años de historia viven comprometidos en la lucha contra las mayores amenazas a la seguridad y a la libertad, tanto dentro como fuera de las fronteras de España, y han conseguido con su esfuerzo, dedicación y profesionalidad que los españoles nos sintamos más seguros.

Gracias por ser el único cuerpo policial desplegado en la totalidad del territorio nacional y con demarcación de responsabilidad exclusiva superior al 84% de este territorio, abarcando un total de 6.749 municipios del total de 8.118 existentes en España.

Gracias a los más de dos mil puestos que conforman el despliegue territorial de la Guardia Civil, configurándose como un elemento vertebrador del Estado y siendo su presencia integral una de sus mayores fortalezas, al tiempo que constituye una de las mejores referencias de su cohesión territorial y social, garantizando el normal funcionamiento de nuestro país, y cumpliendo con el mandato Constitucional.

Gracias a la Guardia Civil, que es parte integrante de la defensa nacional, por estar en primera línea en la defensa de los intereses de España en los incontables horizontes de la actuación benéfica del benemérito Instituto, sea en la mar, en montes y cimas, en el paisaje y el medio ambiente, en el espacio cibernético y en carreteras, así como frente a amenazas terroristas y el crimen organizado, en desastres naturales o provocados y en tantos otros ámbitos del espacio y de la vida cotidiana sea cual sea el marco terrestre de la sociedad campesina o urbana, y también en nuestras aguas territoriales.

Gracias por constituir para el Estado una fundamental herramienta exterior y por el orgullo que inspira la Guardia Civil en los españoles al saber que la eficiencia y eficacia de sus procedimientos y operativas son modelo para países extranjeros, lo que da lugar a la presencia del Instituto armado en numerosas misiones militares y policiales internacionales, con efectivos desplegados en más de cuarenta países a través de una red de consejeros, agregados y personal de seguridad, y por estar presente en numerosos organismos europeos de la seguridad y defensa internacionales como EUPOPOL, EUROSUR, FRONTEX, FIEP, EUROGENDFOR, EUJUSTLEX-IRAK, EUCAP-SAHEL, además de la OTAN, la Unión Europea y Naciones Unidas, en todas la cuales la formidable experiencia, la alta preparación y la naturaleza militar del Instituto se han revelado como unas de las claves de éxito en las fases de estabilización de zonas de conflicto alejadas de nuestro territorio.

Gracias por luchar contra la inmigración irregular y los tráficos ilícitos a ambos lados del Estrecho de Gibraltar y por afrontar con entereza los crudos dramas humanos de tanta gente que huye de la miseria y el sufrimiento.

Gracias a la Guardia Civil por el valor cívico de su meritísima labor de solidaridad y de humanidad, por constituir uno de los ejemplos en los que la sociedad puede mirarse para sobreponerse a las dificultades y por prestar unos servicios modernos, eficaces y de calidad que os llevan a ser referente máximo de confianza pública entre los ciudadanos de bien.

Gracias al permanente compromiso de la Guardia Civil con nuestra democracia, con el orden y la ley, como reza el himno de ese Instituto, glorioso y vital para España, y con sus irrenunciables principios y valores.

Gracias a la Guardia civil, porque ha sabido adaptarse en cada momento a las necesidades y desafíos de nuestra sociedad, y ha sido capaz de compatibilizar la modernidad con los valores tradicionales del Cuerpo, a pesar de las palpables carencias presupuestarias.

Gracias, Guardia Civil, por encarnar los valores y el significado del honor, la lealtad, la honradez, la disciplina, la abnegación, el sacrificio, el compañerismo y el valor que han caracterizado en todo tiempo y lugar a los hombres y mujeres de la Guardia Civil, siempre fieles al juramento y a la Constitución.

Gracias, Guardia Civil, por vuestro compromiso con el futuro de España, porque no hay democracia sin seguridad, no hay libertad sin seguridad, no hay derechos sin seguridad. Y este axioma sitúa a vuestra benemérita institución en el eje central de las políticas públicas que el Estado debe abordar para garantizar la viabilidad de nuestro modelo de vida.

Gracias a la Guardia Civil porque es vista como una de las Instituciones que mejor simboliza la unidad y la identidad de la España del futuro en un espacio de globalización externa y de descentralización interna.

Gracias, joven guardia, por la profesionalidad y entereza con la que afrontáis vuestra labor cotidiana, con tesón y firmeza infranqueables, desarrollando el trabajo en silencio, sin esperar mucho a cambio.

Gracias a la mujer guardia civil en el trigésimo de su presencia en el Instituto, codo con codo con el hombre y heroína del equilibrio entre la posibilidad de conciliar la vida personal, familiar y profesional con el mejor servicio.

Gracias, hombres y mujeres de la Guardia Civil, a vuestras ejemplares familias que os acompañan y conllevan a diario vuestra ardua tarea.

Gracias, Guardia Civil, con el emocionado recuerdo y máximo reconocimiento para con todos los guardias civiles que han muerto mientras realizaban una labor dura, arriesgada y no siempre conocida y, de manera muy especial, a los que han sido víctimas de la barbarie terrorista, y a todas sus familias.

Queridos Guardias Civiles, hace ciento cinco años el Rey Don Alfonso XIII, declaró patrona de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar de Zaragoza. Ella posa en vosotros la más maternal de sus miradas.