GOTA FRÍA

GOTA FRÍA
ELENA BASTIDAS

Como muchos de ustedes saben soy de Alzira, en la ribera del Xúquer. Una ciudad y una comarca castigada con dureza históricamente por este fenómeno meteorológico. He vivido dos de especial virulencia con consecuencia de inundaciones; la que tuvo como protagonista en 1982 la rotura de la presa de Tous y la riada de 1987. Más tarde, como alcaldesa, tuve que vivir otras gotas frías, afortunadamente de menor intensidad pero con la misma inquietud. He vivido estas experiencias desde los dos lados y estas circunstancias te hacen especialmente sensible a los momentos que como Comunitat estamos pasando y que deseo que cuando estén leyendo este artículo hayan finalizado.

Por eso quisiera mostrar todo mi afecto, ánimo y solidaridad a los vecinos de los municipios afectados, a sus alcaldes y alcadesas, así como expresar mi gratitud por su profesionalidad y entrega a tantos profesionales que en estas difíciles e intensas jornadas dan lo mejor de sí mismos para seguridad y tranquilidad de todos.

Cuando nos enfrentamos a situaciones como estas es cuando más ponemos en valor el trabajo de bomberos, policías, guardia civil, militares, meteorólogos, protección civil, instituciones...

Como es justo reivindicar el esfuerzo de los medios de comunicación públicos y privados que nos ofrecen esa tan necesaria información actualizada que salva tantos bienes y vidas. Recuerdo perfectamente a todos alrededor de los aparatos de radio en aquellas inundaciones de los años 80 en La Ribera. Recuerdo el mérito del periodista de la Cadena Ser quien, por quedarse en su puesto para informar, tuvo que salir a nado de la delegación de Alzira.

Y cómo no, también hay que destacar la actitud siempre solidaria y positiva de la ciudadanía, que dentro de sus posibilidades saca lo mejor de sí misma para ayudar a otros vecinos.

Más allá de las valoraciones que haya que hacer a posteriori por si procede mejorar algunas cosas, o perfeccionar algún protocolo, lo importante es que ante cualquier situación tan difícil como sociedad, estamos a la altura.