La fuerza del ejemplo

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

A pocas horas de la celebración del Día del Padre no sólo toca acordarnos de ellos (si puede ser para bien, mejor) sino que no está de más señalar que la paternidad activa es una revolución pendiente y en potencia, además de un aliado necesario del feminismo. Son ellos (sí, las madres también pero este artículo lo escribo por el 19 de marzo) quienes han de transmitir a sus hijos y reforzar en sus hijas la idea de que ellas tienen una existencia propia más allá de la belleza física y el mercado de la seducción; que son valientes, independientes y fuertes (virtudes antes vinculadas tradicionalmente al género masculino); que pueden dar el primer paso o tomar la iniciativa en cualquier terreno laboral, económico o sentimental; que han de hacerse valer y que valen por sí mismas, entre otros valores. Nada tiene más fuerza que el ejemplo y si este se recibe en casa, mucho mejor. Somos (y seremos) en función de quienes nos rodeamos.